Viaje al Corazón

He estado una temporada ocupada entre hechizos, formaciones, reuniones de brujas y creando nuevos proyectos. En breve publicaré nuevas entradas en el blog, pero hoy quería anunciaros de una forma apropiada uno de los nuevos talleres que estoy ofreciendo. Me he dado cuenta de que hablo de ellos en facebook y por mail, pero nunca los anuncio aquí para vosotras, las que me seguís incondicionalmente en el blog. Así que aquí lo tenéis.

EL VIAJE AL CORAZÓN. UN AMOR EMBRUJADO

viaje-al-corazon-febrero

Es un taller de cuatro semanas de duración, totalmente online y está dividido en tres bloques. Tres viajes en espiral que nos llevarán a encontrarnos con el amor de nuestra vida, el más importante en la historia de una bruja. Nosotras mismas.
Los lunes viajaremos en la espiral que nos conduce al centro de nuestro corazón, recordando nuestra historia y nuestros amores pasados, aquellos que nos convirtieron en lo que somos hoy día y aprenderemos a entenderlos, sanarlos, perdonarlos si hace falta y dejarlos ir si es necesario.
Los miércoles viajaremos en una espiral ascendente que nos llevará hasta las historias de Diosas cuyo amor cambió el mundo, o el verdadero sentido de los cuentos de hadas, y descubriremos cómo esas historias siguen manifestándose en nosotras y cómo podemos encontrar a esas Diosas en nuestro interior y en nuestra vida.
Los viernes viajaremos en una espiral hacia nuestro exterior, llevando con nosotras todo el amor y la magia que viven en nuestro corazón hacia fuera, para convertir cada momento de nuestra vida en una historia de amor con nosotras mismas. Realizaremos prácticas, rituales y hechizos para sanar nuestro corazón herido, hacerle un sitio especial al amor en nuestras vidas y enamorarnos cada día un poquito más de nosotras. Crearemos una historia de amor embrujado, entre una bruja y su vida de leyenda.
Para ello, crearé un grupo secreto de facebook donde cada lunes, miércoles y viernes subiré textos y podréis comentar, compartir y consultar todo lo que queráis. Es totalmente online, así que cada una trabajará a su ritmo y según el tiempo del que disponga. Yo publico por la mañana, pero vosotras podréis participar a la hora del día que mejor os venga.
El taller dura 4 semanas, del lunes 6 de febrero al viernes 3 de marzo.
Si estás interesada avísame para reservar tu plaza 🙂
IMPORTANTE, PARA MÁS INFORMACIÓN E INSCRIPCIONES ESCRIBÍD A: hyedra.deduir@yahoo.es
Anuncios

La Biblioteca de la Bruja

Imagen: Beside stories Autor: mrbee30 http://mrbee30.deviantart.com/

Imagen: Beside stories
Autor: mrbee30
http://mrbee30.deviantart.com/

Muchas de vosotras me preguntáis dónde podéis leer sobre las brujas de las que hablo. Sobre las mujeres sabias y nuestras antepasadas que habitan en mis textos. La verdad es que nuestra Historia es antigua, se remonta hasta las primeras tribus en la Prehistoria y, aunque no es fácil encontrar libros que nos hablen de ellas en general, alguno hay. Más abajo incluyo una bibliografía de varios que pueden serviros para empezar a conocer mejor el tema.

Básicamente las brujas somos mujeres (y hombres) que a lo largo de los tiempos hemos mantenido y conservado unas costumbres, tradiciones, rituales, y Diosas y Dioses anteriores al cristianismo. Éste se fue extendiendo por Europa principalmente por las ciudades. Eran los reyes y los nobles los primeros en convertirse, pero en los pueblos y los campos (los pagos) los aldeanos y campesinos (paganos, de aquí viene la palabra) continuaban rindiendo culto a sus dioses antiguos, a la Madre Tierra y a sus Diosas de las aguas. Cuando fueron evangelizados, la Iglesia sincretizó muchos de estos Dioses y Diosas con Santos cristianos y lo mismo hizo con las festividades que celebraban la vida y el ciclo de la Tierra. Aunque algunas personas aún recordaban su origen y fueron perpetuando las antiguas costumbres en secreto.

Pero llegó un día en el que se nos consideró una amenaza, y los cristianos comenzaron a quemarnos y a ahorcarnos bajo la acusación de pactar con el Diablo para acabar con el orden establecido por la Santa Iglesia para quitarnos de en medio. Contrariamente a lo que la mayoría cree, la Edad Media fue una época bastante tranquila para las brujas. La famosa caza de brujas que acabó con la vida de tantas mujeres en Europa fue durante la Edad Moderna, en los siglos XVI y XVII, cuando el viejo continente sufría una terrible crisis económica y social, y las brujas fuimos el cabeza de turco al que culparon de todos los males.

Pero desde la Prehistoria, en la que eramos chamanas mensajeras entre el mundo espiritual y el terrenal para el resto de la tribu, pasando por la época clásica donde eramos sacerdotisas de los Dioses Antiguos y de la Madre Tierra, hasta la Edad Media y Moderna, donde siempre había una mujer sabia en las aldeas y pueblos que hacía las labores de herbolera, curandera, partera…, sabias que conocían los secretos de la naturaleza, hemos permanecido superando todo lo que ha intentado acabar con nosotras. Ahora en nuestros días, en pleno siglo XX, somos personas que intentan recuperar esas costumbres y tradiciones antiguas, esas prácticas y creencias y las antiguas religiones basadas en la Tierra y continuar con el legado de todas las que nos precedieron.

Si queréis conocer nuestro mundo o ya sois parte de él pero queréis saber más, os recomiendo esta pequeña selección de lecturas. Son muy pocas, es cierto, y hay muchísimas más (afortunadamente cada día más), pero ellas mismas os llevarán a otras. Con ellas no haréis más que empezar.

Para acercaros a esas primeras brujas de la Prehistoria, os recomiendo:

” Los Chamanes de la Prehistoria” de David Lewis-Williams y Jean Clottes. Editorial Ariel. Un acercamiento antropológico que extrapola datos de estudios sobre chamanes de tribus actuales y los aplica a lo que sabemos del chamanismo prehistórico. Un gran trabajo que nos acerca a misterios no tan antiguos como pensamos.

Y el gran clásico “El lenguaje de la Diosa” de Marija Gimbutas. Está descatalogado pero se puede encontrar de segunda mano. Este libro es uno de los grandes impulsores del movimiento actual de la Diosa ya que rastrea sus raíces en el arte prehistórico.

Uno que está muy bien tratado y que habla en general de las brujas a lo largo de la Historia es:

“El gran libro de las Brujas” de Rafael M. Mérida Jiménez. Editorial RBA Libros. Tuve la suerte de asistir a un congreso sobre brujas en la Universidad en la que Rafael M. Mérida expuso una ponencia y puedo decir que ha tratado el tema con muchísimo respeto y muy objetivamente.

Otros de los clásicos que estudiaron la pervivencia de antiguos mitos que son la base de nuestras creencias son:

“La Rama Dorada” de James Frazer. Hace unos años lo reeditaron de nuevo, debería ser fácil de conseguir. Es cierto que añadió mucho de su propia cosecha y su imaginación romántica, pero es un imprescindible si sabemos quitar el grano de la paja. En la misma línea tenemos “La Diosa Blanca” de Robert Graves, también reeditado hace muy poquito.

Cualquiera de Margaret Murray, “El dios de los brujos” o “El culto de la brujería en Europa Occidental”, aunque ella se centró en el estudio de un grupo localizado de brujas inglesas, las conclusiones a las que llegó son muy interesantes. Académicamente ha sido bastante discutida, pero aporta muchos datos relevantes.

Para conocer la época de las hogueras os recomiendo:

“La caza de brujas en la Europa Moderna” de Brian P. Levak Alianza Editorial

“La Caza de Brujas en Europa. 200 años de terror misógino” de Anne Lewellyn Barstow Editorial Tikal

Centrándonos en la figura de la Diosa en sí, aquella a las que las brujas adoramos, hay uno que a mí particularmente me encanta:

“El Mito de la Diosa. Evolución de una imagen.” Anne Baring y Jules Cashford Editorial Siruela

Además, entre otros:

“La Diosa. Imágenes mitológicas de lo femenino” Christine Downing Editorial Kairós
“Diosas, la canción de Eva” Manuela Dunn Mascetti Editorial Malsinet
“Los misterios de la Mujer” Esther Harding Editorial Obelisco

Y para conocer a las brujas actuales, lo mejor es leerlas a ellas directamente. Yo os recomiendo a dos que son las Madres de la brujería feminista de la Diosa a la que yo pertenezco, leerlas a ellas os llevará a conocer a muchas otras grandes.

“La danza en Espiral” de Starhawk Editorial Obelisco
“La gran Madre Luna” y “Cada día es una fiesta” de Z. Budapest, también ambas de la Editorial Obelisco. Esta Editorial, Obelisco, junto con Lewellyn, publican muchas obras paganas.

Adentrándonos en el mundo de la magia y las plantas, para aprender sus propiedades medicinales lo mejor es el “Dioscórides” una recopilación de plantas muy antigua pero que aún se usa en la carrera de Medicina y en la de Farmacia como manual. Para las propiedades mágicas de las hierbas no hay nadie mejor que Scott Cunningham y sus enciclopedias, además del resto de sus obras basadas en la magia natural.

“Enciclopedia de las hierbas mágicas” Scott Cunningham editorial Arkano Books
“El libro completo de inciensos, aceites e infusiones. Recetario mágico” Scott Cunningham Arkano Books
“Enciclopedia de Cristales, gemas y metales mágicos” Scott Cunningham Arkano Books
Estos tres también podéis encontrarlos de la Editorial Lewellyn, pero es una edición más antigua, así que búscadlos de segunda mano.

Para empezar a conectar con la magia lunar recomiendo a Edain McCoy y su “Magia y rituales de la Luna”, también en Arkano Books.

Y para conocer la unión de la mujer con la luna y los arquetipos de la Diosa es imprescindible “Luna Roja” de Miranda Gray, Editorial Gaia. Ella es la creadora y gran impulsora del movimiento mundial de la Bendición del Útero y sus facilitadoras, las Moon Mothers.

Y por último, para conocer muchos rostros (arquetípos) de la Diosa y cómo se manifiestan en nosotras, los libros de la Dra. Jean Shinoda Bolen, todos en Editorial Kairós
“Las Diosas de cada mujer”
“Las Diosas de la mujer madura”
“Las brujas no se quejan”
“El millonésimo círculo” sobre los círculos de mujeres

“Mensaje urgente a las mujeres”

Para terminar, no puedo dejar de recomendar “Mujeres que corren con los lobos”, de Clarissa Pinkola Estés. Un libro que  habla directamente al alma atávica de la mujer. Ya sea bruja o no, creo que todas las mujeres deberían leerlo alguna vez.

Para comenzar a investigar nuestro mundo, creo que con éstos vale. Con ellos podéis tener una muy buena base para conocer quiénes somos las brujas en la actualidad, de quiénes somos las herederas y el por qué estamos tan orgullosas de gritarle al mundo lo que somos.

¡Brujas!

Hyedra de Trivia

(Eva Hyedra López)

Tiempo de Brujas

La bruja sabia Autor desconocido

La bruja sabia

A veces pienso que, de alguna manera, nos están robando el tiempo. Mis días pasan a una velocidad vertiginosa, las semanas se me escapan antes de poder centrarme en el día en el que estoy y a veces confundo los meses. Todo va rápido. Demasiado rápido. En nuestra sociedad actual hemos organizado nuestra vida para llenar un tiempo que no parece ser igual que antes. El trabajo, las obligaciones, las actividades de ocio con las que llenamos esas pocas horas que nos quedan ”libres” nos hacen llegar a la noche agotadas y preguntándonos dónde ha ido el día. Y además, como hemos interiorizado ese ritmo insano, queremos que todo sea así, igual de rápido, igual de organizado y esquematizado, incluyendo nuestro desarrollo personal y nuestro camino espiritual. Y eso es imposible.

Nos da la sensación de que la vida es corta, ¿verdad?, de que hay muchas cosas por hacer, muchos lugares que visitar, muchas cosas que aprender, muchos libros que leer, y sentimos angustia al pensar que, o lo hacemos rápido, o no nos dará tiempo a hacerlo todo. Si no llenamos todas nuestras horas con actividades, con ocio, con cosas productivas, serán horas perdidas, y el tiempo perdido no se recupera. ¿Verdad?

Pues no.

Para empezar, nunca nos va a dar tiempo hacerlo todo, verlo todo, aprenderlo todo… Es imposible y además, hacer muchas cosas de manera rápida y compulsiva solo sirve para pasar por encima de todo ello de puntillas y sin disfrutarlo de verdad, sin extraer todo lo que esas cosas que hemos decidido hacer en ese momento pueden aportarnos. Sabremos un poquito de mucho, pero mucho de nada y nos sentiremos vacías y confusas. Y para deshacernos de esa sensación, nos embarcaremos en otro proyecto igual de rápido, igual de breve. Igual de insatisfactorio.

En cuanto a las horas perdidas, ¿quién ha dicho que cuando no hacemos nada es tiempo perdido? Tal vez ese sea el mejor tiempo que podemos regalarnos. Un tiempo sólo para nosotras, sin hacer nada. Tan solo para ser y darnos la oportunidad de conocernos, de pensar, de imaginar. Esas horas vacías son el mejor momento para tener conversaciones profundas con nuestra mente. Para hacernos preguntas y sorprendernos con respuestas que no siempre son las esperadas. Hay un pequeño ritual que de vez en cuando me gusta hacer, consiste en prepararme una café o una infusión, sentarme en algún lugar tranquilo y mantener una conversación conmigo misma como si fuese una amiga a la que hace tiempo que no veo. Me pregunto cómo van las cosas, qué opino sobre ciertos temas, qué planes de futuro tengo…  Y me escucho. Sólo eso. Me escucho. No os imagináis cuánto he aprendido de mi misma en ratos como esos.

Y las brujas vivimos también inmersas en este mundo caótico de velocidad desquiciante. Muchas veces caemos en la trampa de querer aprenderlo todo ya, querer comprenderlo todo ya y dominar todos los ámbitos de nuestro saber ya. Y a veces se nos olvida que es imposible.  Es curioso porque, de todas las generaciones humanas que han pisado la tierra somos las que más vamos a vivir, pero nos comportamos como si fuésemos a morir mañana y tuviésemos que hacerlo todo hoy cuando, hasta hace poco, la mayoría de la humanidad no vivía más de 50 años, y antes, apenas pasaban de los 30. Y aún así tenían todo lo que nos falta a nosotras. Tiempo. Porque se nos ha olvidado que la sabiduría es el trabajo de toda una vida,  y que nunca se alcanza del todo. La verdadera bruja sabia es aquella que disfruta del camino, del aprendizaje continuo, de la observación de lo que le rodea, de la práctica constante. Aquellas sabias, aquellas brujas de las que ahora heredamos un conocimiento inmenso, aprendieron poco a poco. Durante muchos años observaron la naturaleza. Durante una eternidad de noches acompañaron el viaje de la luna y la observaron hasta que comprendieron su conexión divina con la mujer. Fueron muchos, muchísimos años experimentando con plantas, piedras, elementos… vidas enteras dedicadas a aprender una pequeña parte del conocimiento y que, después, ellas legaron a la siguiente generación para  que continuase  aprendiendo.

Por eso, no os dejéis vencer por las prisas. No caigáis en la trampa del conocimiento rápido. Desconfiad de quienes os prometan convertiros en Sacerdotisas y brujas expertas en un taller de fin de semana. Un diploma no os dará conocimiento por muy bien que quede enmarcado y colgado de la pared de vuestro cuarto. Por el contrario, confiad en formaciones largas, porque por muy largas que os parezcan, siempre serán cortas. Confiad en quien os aporte guía, en quien os deje claro que sólo os ofrece herramientas para un trabajo que sólo podéis hacer vosotras. Confiad en quien os diga que no será fácil.

Convertid el conocimiento en un destino al que viajaréis cada uno de los días de vuestra vida y al que nunca llegaréis, pero os garantizo que cada uno de esos días merecerá la pena. Si quieres comprender el misterio de la Luna, comienza a observarla hoy. Estúdiala. Viaja con ella. Conviértete en su compañera. Si quieres  comprender el poder de las plantas, las piedras, los elementos naturales… estúdialas, experimenta con ellas, rodéate de ellas. Si quieres conocer el misterio de la vida, de los Dioses, de los ciclos de la naturaleza, vuélvete hacia ti misma y busca las enseñanzas en los bosques, los páramos, los desiertos…  en tu corazón, donde residen todos los misterios.

Estudia a los antiguos. Lee lo que dejaron para nosotras. Busca compañeras si quieres aprender con otras o busca guías que te orienten en el viaje si quieres aprender a solas. Pero sobre todo, no tengas prisa.

Si quieres llegar a ser una anciana bruja sabia, regálate lo más valioso que tienes.

Tiempo.

Hyedra de Trivia

(Eva Hyedra López)

Querida hija (aún) no nacida

Autor de la imagen desconocido

Autor de la imagen desconocido

No sé si tendré hijos, no sé si me dará tiempo. Pero  últimamente y por los momentos personales que estoy atravesando, pienso más a menudo en ello y en la clase de madre que sería y la clase de madre que me gustaría ser. A veces hablo con mi hija no nacida en mi mente. A veces le escribo mentalmente cartas como esta…

“Querida hija

Dudo  antes de traerte a este mundo. Adoro tanto la vida que saber que un día terminará supone un sufrimiento para mí, por eso no quiero crear a una persona que tendrá que enfrentarse al hecho de que algún día tendrá que morir. Pero si en algún momento llegas a estar aquí… Tal vez sea para que ames la vida tanto como yo. Para que puedas tener momentos perfectos, de total felicidad en los que todo tiene sentido y pienses: merece la pena. Tal vez porque en el fondo soy egoísta y quiero perdurar de alguna manera… aunque sea mi ADN. O en el recuerdo de alguien que sepa que existí cuando yo ya no esté…

Pero si llegas a nacer, sé exactamente lo que te diría. Sería algo así: cada vez que miro tu cara me pregunto quién serás. Qué clase de mujer llegarás a ser. En qué clase de persona te convertirás. Por mi parte haré lo posible porque seas libre. Has nacido de una bruja. De una mujer que siempre supo cual era su lugar en el mundo y que hará lo posible para que tú puedas buscar con total libertad el tuyo.  He recorrido el camino de las que siguen a la Diosa dentro de sí mismas y sé la maravilla que se esconde en el corazón de una mujer cuando se permite a sí misma serlo. Por eso, siempre respetaré tus decisiones. Intentaré no imponerte nunca mis ideas. Te ayudaré a encontrarte a ti misma en tu camino, no en el mío.

Sé que soy tu madre, pero nunca tu dueña. De persona a persona, respetaré tu vida por muy diferente que sea de la mía. Ya que yo tomé la decisión de dártela, dejaré que seas tú quien decida como vivirla. Sé que habrá momentos en los que estaremos más unidas que otros, pero en todos te querré. Te enseñaré desde niña a no dudar nunca, jamás, de mi amor ni del amor de quienes te rodean. Te enseñaré a quererte desde el principio, para que nadie nunca pueda  hacerte pensar que no mereces ser amada. Te enseñaré a rodearte de personas fuertes, con una autoestima sana, que nunca intenten destruir la tuya para sentirse superiores cuando lo consigan. Te enseñaré a defenderte cuando sientas que intentan infravalorarte. Te haré crecer sabiendo que nadie es más que tú, pero tampoco menos.

No podré protegerte siempre. No podré evitar que durante el transcurso de tu vida te mientan, te traicionen, te rompan el corazón… pero espero poder enseñarte a ser fuerte para superarlo, y a ser valiente para intentarlo de nuevo. Espero poder enseñarte a ser una mujer íntegra y comprender que aunque los demás se porten mal contigo, tú debes seguir siendo honesta y sincera. Nunca pagues daño con daño, porque serás tú quien más pierda con ello. Aléjate de quienes te hieran, déjalos ir en paz y nunca tendrás que arrepentirte de nada. Ni culparte de nada. Te enseñaré a pedir perdón cuando hieras a alguien y a perdonar cuando te hagan daño. Te enseñaré a hacer valer tu lugar en el mundo, un lugar merecido desde el mismo momento en que el que llegues a él. Te enseñaré a no agachar la cabeza ante nadie. Te enseñaré a defender tus ideas cuando tengas razón y a reconocerlo con humildad cuando no la tengas.

Te prometo intentar darte una niñez feliz, que asiente los cimientos de la adulta que serás algún día. Intentaré que crezcas sin amenazas ni chantajes.  Intentaré escucharte sin juzgar e intentaré no enfadarme ni frustrarme cuando piense que te estás equivocando. Intentaré decirte siempre la verdad y ser objetiva contigo. Te corregiré cuando te portes mal y te elogiaré cuando te portes bien.

No habrá creencias en castigos por ser mujer. Por ser feliz. Por ser libre. No habrá fuego eterno ni condenación para ti. No habrá pecado original. Por el contrario, te ofreceré la Tierra. Vivirás las estaciones conscientemente. Aprenderás a reconocer sus ciclos en ti. Te enseñaré el viaje de la Luna y celebraré contigo el día en que tu cuerpo empiece a fluir con sus mareas. Te enseñaré a celebrar la vida, no a temerla ni a sufrirla. Este viejo planeta no es un valle de lágrimas, sino una celebración continua. Te mostraré que la vida es lo que tú decidas que sea, dentro de las experiencias que te toque vivir. Te enseñaré a bailar con el mar y a entender el lenguaje del viento en los árboles. Te enseñaré que eres hija de la Tierra, no su dueña. Te enseñaré que no existe el pecado. Te enseñaré los caminos de la magia y de las brujas si así lo deseas, te enseñaré a vivir entre los mundos disfrutando de lo mejor de ambos si así lo decides. Te enseñaré a defender tu condición de mujer y defender a otras que lo necesiten. Y cuando elijas tus propias creencias, o no tenerlas, respetaré tu decisión. Y si decides explorar otras religiones, otros caminos espirituales, te facilitaré el camino. Porque será el tuyo, no el mío.

Te he prometido intentar todo esto porque no puedo prometerte  hacerlo. No voy a mentirte, y sé que la verdad es que no soy perfecta. A veces me equivocaré. A veces no sabré qué es lo mejor para ti. A veces estaré perdida y dudaré sobre cómo actuar… Pero siempre intentaré ser una buena madre. Siempre te diré la verdad porque quiero que tengas a alguien en quien puedas confiar plenamente, y ese alguien quiero ser yo. Y quiero que siempre confíes en que te querré seas como seas. Así, libre, única, tuya… no mía.

Querida hija (aún) no nacida. Si algún día llegas a esta vida, espero que sea larga. Espero que sea libre. Espero que sea feliz. Espero que a pesar de saber que un día terminará, tengas momentos de felicidad inmensa y pienses:

merece la pena.”

Y si tengo un hijo…

Bueno…

Esa es otra carta.

Hyedra de Trivia

(Eva Hyedra López)

Contacto

hyedra.deduir@yahoo.es
A %d blogueros les gusta esto: