DIOSAS OSCURAS. MORGANA LE FAY (III)

04738062bc55dc95053615f04caaffad

Julianna Margulies, Morgana en “Las brumas de Avalon”

MORGANA. SACERDOTISA O BRUJA.

Continuamos hoy con el tercer artículo dedicado a Morgana le Fay.

Como ya hemos visto durante estos días, Morgana es un personaje con una naturaleza muy esquiva. Es imposible definirla en términos binarios de bien y mal, algo que a la cultura judeo cristiana le encanta hacer, pero que no tenía ningún sentido para nuestros antepasados paganos. Su origen se encuentra en las leyendas de tradición oral celta, cuando comprendían mejor el lado oscuro de la naturaleza y, por ende, el de la Diosa. Al igual que otras Diosas como Sheela Na Gig y Cerridwen, Morgana es una divinidad psicopompa, es decir, acompaña o guía a las almas hacia el otro mundo, hacia su reino, Avalon. Y lo hace a través del agua, como las aguas del caldero de Cerridwen. Su propio nombre, como ya os comenté, significa nacida del mar. Y ella es tan diversa y fluida como el agua, tan esquiva y difícil de etiquetar o definir, porque como el agua, su naturaleza es la del cambio, como Cerridwen. No olvidéis que en su primera aparición en los mitos su mayor poder, además de sanar y volar, es el de cambiar de forma. Y este poder nunca la abandonará del todo porque siempre mantendrá la habilidad de presentarse ante otros tal como ella desee ser vista.

Ya hemos visto cómo su personaje y su participación en los relatos artúricos cambia a medida que cambia la sociedad y la cultura de la época. Pero hay algo que nunca cambia en ella, su vínculo con Avalon y su propio papel de reina por derecho propio. En los primeros relatos en los que se nos presenta como reina de Avalon, ella nunca sale de la Isla. En esas primeras historias es el mismo Arturo el que viaja hasta allí y recibe los cuidados y la sanación de manos de Morgen. Más adelante ya observamos cómo el personaje se acerca a Arturo y Camelot, aunque no viva allí de forma continuada. Este dato es tremendamente importante para el desarrollo de su personaje, porque Morgana está vinculada a Avalon y, mientras permanece allí en los primeros textos, se conserva en el mito su papel de sanadora, sacerdotisa y reina. A medida que en los relatos se va acercando más a Camelot y Arturo, ella se va convirtiendo en alguien malévolo y oscuro. En la visión medieval, es un ser del otro mundo y “se le permite ser” mientras permanezca en ese otro mundo. Cuando se trae a Morgana al mundo de Arturo, introduciéndola incluso dentro de su misma familia, esta naturaleza sobrenatural se convierte en una amenaza. Porque representa el concepto del “otro”, de lo diferente, lo desconocido. Lo pagano (salvaje, indomado, peligroso) contra lo cristiano (lo conocido, domesticado y civilizado). Y es que Morgen es la representación de una antigua Gran Diosa y aunque en los textos ha perdido ya ese carácter totalmente divino, aún se la describe en los inicios como alguien de naturaleza sobrenatural (le Fay), y es descrita como una Sacerdotisa, junto a sus ocho hermanas. Con el tiempo, reflejando la victoria del cristianismo sobre el paganismo, ella será degradada de Sacerdotisa a bruja (degradada teniendo en cuenta la mentalidad medieval y su concepto de bruja) y su título, le Fay, ya no le vendrá por su naturaleza feérica, sino por sus conocimientos en magia y hechicería.

En ella encontramos el ejemplo perfecto para ser testigos directos de la evolución del papel de la mujer en la religión a lo largo de la Historia europea. En los inicios éramos chamanas y curanderas, más tarde fuimos sacerdotisas, representantes de la Diosa y el vínculo entre el pueblo y la divinidad. Pero con la llegada de las religiones patriarcales nuestro poder fue decayendo hasta convertirnos en servidoras de un diablo en el que ni siquiera creíamos. Lo he resumido mucho y en realidad no fue tan simple, pero en líneas generales, esto es más o menos lo que pasó. Se alejó a la mujer del acceso directo a la espiritualidad y a la divinidad y se nos impuso un mediador varón. La mujer podía ser religiosa, podía encontrar un lugar para desarrollar su espiritualidad, pero siempre supeditada a superiores varones que eran los que le decían cómo, cuándo y dónde adorar a un Dios masculino. Las antiguas chamanas y sacerdotisas de la Humanidad ahora sólo podían ser monjas, y aunque alguna de ellas logró alcanzar cierta notoriedad y poder, siempre tuvieron por encima una autoridad masculina.

Esta fue la salida que tomaron muchas mujeres sabias que querían continuar aprendiendo, continuar sanando y guiando a otros. Porque para estas mujeres sabias sólo había dos alternativas, ser monja y ser aceptada por la sociedad y la Iglesia, o ser bruja y ser rechazada y maldita por los mismos estamentos. Mientras la monja y la devota pertenece a la luz, la bruja pertenece a las sombras. A la Oscuridad.

Y esta dualidad parece que nos persigue en la actualidad, aunque, afortunadamente, la línea que las separa cada vez es más fina. Ya no tenemos que elegir entre ser sacerdotisas o brujas, porque podemos ser ambas. De hecho, la mayoría somos ambas. Lo único que diferencia a una bruja de una sacerdotisa es hacia quién orienta su devoción: Imaginad una noche de luna llena en el bosque, una mujer recoge hierbas que más tarde vierte en un caldero lleno de agua en el que se refleja la luna. La poción hierve mientras ella recita unas palabras para encantar las plantas. Su cuerpo desnudo recibe los rayos de luna mientras toma la poción, creada para conectar con su poder interior y aumentar su capacidad de percepción. Después, cruza al otro lado para encontrarse con sus ancestras y recibir mensajes. Es una bruja.

Ahora imaginad la misma escena, la misma mujer en el bosque una noche de luna llena pero ya no está sola. Junto a ella hay más personas. Ella encanta las hierbas e invoca a la luna, toma la poción y viaja hacia el otro lado para regresar con mensajes para todos. O reparte la poción y todos viajan guiados por ella. Es una Sacerdotisa.

La bruja realiza un camino personal. Estudia los ritmos de la tierra, las propiedades mágicas de todo lo que existe en el planeta incluyendo ella misma, aprende a controlar los flujos de energía que la rodean y que constituyen las mareas del mundo. Hace hechizos mediante los cuales puede influir en esas mareas y hacer que fluyan creando lo que ella desea. Y a veces lo hace para ayudar a otras personas. Durante años, muchos años, la bruja aprende cuál es su lugar en el mundo, cómo encaja ella en todo ese flujo y reflujo de energías y aprende que ella misma es un universo infinito contenido en este otro universo. Aprende que hay muchos niveles de realidad, muchos mundos superpuestos y que a veces, sólo a veces, en ciertos momentos del año, con ciertos rituales específicos, es capaz de vislumbrar alguno de estos otros mundos, a veces puede pasar tras el velo que los separa a todos. Y aprende que hay elementos, como el agua, dónde es más fácil hacerlo.

Y hay veces en las que la bruja hace de intermediaria entre el otro mundo y personas que no tienen la facilidad de acceder a él. A veces ella guía a otros en ceremonias en las que abre ese velo para que puedan vislumbrarlo. A veces, les ofrece rituales en las que les acerca a la divinidad, al espíritu del mundo y las Diosas y Dioses de sus antepasados y se convierte en la puerta, en el vínculo entre los mundos para aquellos que la necesitan. Es entonces cuando la bruja se convierte en Sacerdotisa.

Y esto lo encontramos en Morgana, la gran bruja hechicera que domina todo el saber oculto pero que, además, es Sacerdotisa y Reina en su Isla sagrada junto a sus 8 hermanas. Esa división que el Hombre creó es imaginaria, como casi todas las que han definido tradicionalmente a la mujer. Y Morgana es el ejemplo en el que se reunieron todas estas contradicciones. Ella es la bruja malvada en contraposición a Viviana que es la sanadora bondadosa, es la puta lasciva que toma los amantes que desea libremente frente a la esposa cristiana representada por Ginebra (aunque finalmente sea Ginebra la infiel que provoca la caída de Camelot por mucho que siempre se culpe a Morgana de ello), es la mujer ambiciosa y cegada de poder por pretender gobernar, cuando ella ya es reina por derecho propio.

Morgana es la Diosa y el espíritu de sus Sacerdotisas negándose a desaparecer. Rebelándose contra la orden de someterse y convertirse en alguien dócil y sumiso. Morgana representa la libertad salvaje de la mujer, que se esconde tras la sabiduría y la elegancia de una reina. Es acusada de odiar, de envidiar, de tramar venganzas contra Arturo, Ginebra, Lancelot y todo Camelot cuando lo cierto es que Ella representa la Justicia, ya que sólo pone frente a ellos los pecados cometidos y les obliga a responsabilizarse por ellos. Ella impone un hechizo sobre su Reino, el Valle sin Retorno, mediante el cuál ningún hombre infiel que traspase sus fronteras podrá salir nunca. Con este hechizo pone de manifiesto la falsedad de todos los caballeros que penetran en sus dominios. Y sólo Lancelot puede romperlo porque es el único que es fiel en su amor hacia Ginebra, pero no está exento de culpa porque ella es la esposa de otro que además es su amigo. Así que Morgana le encierra, y durante su encierro él pintará su historia de amor en las paredes de su celda. Cuando Arturo sea testigo de estas pinturas, que le son mostradas por Morgana, se desencadenará la caída de Camelot.

Morgana es la Diosa de la Sabiduría y es la Justicia en sí misma. Pero estas cualidades, mal asumidas, pueden convertirse en una trampa para las brujas y sacerdotisas. Podemos perdernos en nuestro deseo de ser personas sabias y justas y acabar convirtiéndonos en personas soberbias y arrogantes, con tendencia a sentirnos superiores que el resto y con facilidad para juzgar los actos de otros y, peor aún, condenarlos.

El hecho de que tengamos conocimientos que para la mayoría de la población permanecen ocultos no nos convierte en superiores, el hecho de que sepamos mover energías y hacer magia no nos convierte en super mujeres o super hombres. El hecho de que debamos profundizar en el conocimiento de la mente y aprender nuestras fortalezas y debilidades en el viaje a la Sombra no nos otorga el derecho de juzgar los actos de otros ni de creernos mejores por no actuar como ellos.

El conocimiento y la sabiduría que vamos adquiriendo con nuestros estudios y prácticas nos convierten en jueces, sí, pero de nosotras mismas. Nuestro trabajo en esta vida es aprender sobre nosotras, esforzarnos en nosotras y trabajar en nosotras para ser nuestra mejor versión. Y Morgana, con su resistencia férrea al olvido, con su rebeldía ante los intentos de destruirla, es la inspiración que toda bruja necesita para recordar quien es. La depositaria de un legado que ha pervivido milenios hasta llegar a nuestros días.

Ese es el gran secreto de la Oscuridad, es donde habita nuestra herencia, la verdadera sabiduría que nos pertenece por derecho y que custodian ellas, las Diosas Oscuras.

 

Hyedra de Trivia

(Eva Hyedra López)

 

BIBLIOGRAFÍA

  • LAS NIEBLAS DE AVALON, Marion Zimmer Bradley

 

ARTÍCULOS Y ENSAYOS

  • ASPECTOS DE LA LEYENDA ARTÚRICA EN EL ARTE DESDE EL S.XIX HASTA NUESTROS DÍAS, Mercedes Aguirre
  • GODDESS DETHRONED: THE EVOLUTION OF MORGAN LE FAY, Dax Donald Carver
  • MASKS OF THE DARK GODDESS IN ARTHURIAN LITERATURE: ORIGIN AND EVOLUTION OF MORGAN LE FAY, John Christopher Shearer
  • MORGAN LE FAY, Susa Morgan Black
  • MORGAN LE FAY AND OTHER WOMEN: A STUDY OF THE FEMALE PHANTASM IN MEDIEVAL LITERATURE, Amy Annie Ophelia Lambert, BA
  • MORGAN LE FAY: THE INHERITANCE OF THE GODDESS, Ana Rita Martins
  • MORGANA, DISCÍPULA DE MERLÍN, Rosalba Lendo Fuentes
  • MORGANA, LA HERMANASTRA MALVADA /MALTRATADA DE ARTURO, Helena Seoane
  • PERCEPTION OF WOMEN OF THE ARTHURIAN LEGEND IN THE MIDDLE AGES AND IN THE TWENTIETH CENTURY, Marie Štefanidesová

 

CICLO ARTÚRICO

  • EREC Y ENIDE, Chrétien de Troyes
  • GESTA REGUM BRITANNIAE, Guillaume de Rennes
  • LA MUERTE DE ARTURO, sir Thomas Malory
  • LA VULGATA
  • ROMAN DE BRUT, Wace
  • SIR GAWAIN Y EL CABALLERO VERDE, Anónimo conocido como Poeta Pearl
  • VITA MERLINI, Geoffrey de Monmouth
  • YVAIN, EL CABALLERO DEL LEÓN, Chrétien de Troyes

 

 

 

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. lobagris
    Mar 31, 2019 @ 21:43:14

    Fantásticos los tres artículos sobre Morgana y como siempre,tu maravillosa capacidad de mostrarnos esa parte tan nuestra y tan olvidada y hacernos recordar…quiénes somos de verdad. Gracias!!

    Responder

Cuéntame qué te ha parecido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Contacto

hyedra.deduir@yahoo.es
A %d blogueros les gusta esto: