Confesiones de una bruja

Dunkelheit de Josefinejonssonphoto

Imagen: Dunkelheit de Josefine Jonsson

 

Las brujas guardamos muchos secretos, al fin y al cabo, es la base de lo que somos. Si hemos perdurado a lo largo de los tiempos es por haber conseguido esconder lo que éramos. En nuestros días, aunque ya casi no es necesario esconderse, continuamos ocultando partes de nosotras. Nuestro corazón es profundo y esconde tantas cosas… Pero los nuestros no son secretos oscuros, ni nos avergüenzan, ni pueden hacernos daño si salen a la luz. En realidad, desvelarlos no tendría consecuencias, pero los guardamos porque son parte de nuestra personalidad, de nuestra vida. Los consideramos tan íntimos que nos pertenecen tan solo a nosotras.

Pero a veces, cuando las brujas nos sentimos seguras y tenemos confianza con quienes nos rodean, nos confesamos. Revelamos algunos de esos secretos con el fin de que se nos conozca mejor, para compartir lo que verdaderamente somos con los demás. En el acto de entregar un poquito de ti hay un gran componente mágico. Es abrir una ventana a tu alma de bruja para permitir que otros atisben un poco de tu esencia y te comprendan mejor. Porque estoy absolutamente convencida de que un alma solo puede llegar a otra a través de la confianza y la sinceridad. Y hoy me apetecía compartir un poco, dejad que vieseis un pedazo de mi corazón de bruja.

Hoy confieso que a veces me descubro a mí misma optando por el sendero más oscuro del bosque. Ese que nadie atraviesa, húmedo y cubierto de musgo, helechos y hiedra, al que apenas llega el sol. Hay algo en la quietud del aire, en la ausencia del canto de los pájaros, en el frío que se eleva de esa tierra oscura que hace que la emoción me inunde. Se despierta en mi interior una nostalgia por algo, por un cuando, por un alguien que no acabo de reconocer. Una tristeza dulce que me hace sentir una añoranza suave y adictiva. Confieso que los rincones oscuros y olvidados responden a preguntas que mi alma hace y que no sé de donde vienen. Que los estanques de aguas quietas que se ocultan en los rincones umbríos de los bosques, esos de un verde profundo por las algas y los líquenes, pueden llegar a hacerme llorar de una triste felicidad.

Confieso que siento fascinación por lugares abandonados, por aquellos donde quedan los ecos de risas de otros tiempos. Por sitios donde una vez hubo vida a raudales y hoy solo queda la soledad de la decadencia. Antiguos hospitales, viejos teatros, balnearios que un día fueron elegantes y hoy solo ruinas. Espacios con ventanas rotas que dejan entrar contados rayos de sol en los que brilla el polvo como motas de oro. Donde sólo mis pasos recorriéndolos hacen algún ruido. Donde a veces casi puedo llegar a ver sombras de quienes habitaron aquellas paredes hoy desconchadas y vencidas. A veces casi llego a escuchar sus voces que se escapan de habitación en habitación mientras trato de alcanzarlas.

Confieso que las noches frías, de lluvia, viento y luna, me llaman para que vaya al bosque más cercano. Observo tras las ventanas, cálida y a cubierto, mientras el ulular del viento parece decir mi nombre atrayéndome, guiándome hacia fuera, hacia la libertad salvaje de la tormenta. A veces le he seguido, buscando a la luna entre los jirones de nubes que viajan veloces en el oscuro cielo. A veces confieso que he gritado antiguos nombres bajo el sonido de los truenos mientras la lluvia me entraba en los ojos y la garganta. A veces me he quedado en la calidez tras la ventana, y he sentido algo romperse por dentro ante mi cobardía y sabiendo que, aunque no me haya atrevido a salir bajo la lluvia, parte de mí está fuera bailando con la tormenta. Una parte de mí siempre lo estará.

Confieso que a veces el mundo me ensordece, me oprime y las gentes me hacen sentir encerrada entre vidas ajenas. A veces, muchas veces, la soledad me parece un paraíso en el que sólo habitamos mi corazón y yo. Allí me hablo, me escucho, disfruto de lo que el mundo me ofrece sólo a mí. Confieso que a veces huyo para encontrarme, a solas, donde nadie más llega y donde me curo del mundo, de sus prisas, de su eterna competición absurda y de su caótico estruendo. En esos momentos me retiro a la cueva que toda bruja guarda en su interior para protegerse, para recuperar fuerzas y cubrirse entera de magia para volver al mundo y enfrentarnos a un sistema que no entendemos y que no nos entiende a nosotras.

Confieso que mis historias favoritas son aquellas que no tienen un final feliz, porque son las que perduran en mi memoria a lo largo de los años. Tal vez porque esas fueron las que me enseñaron la magia de disfrutar de lo que tenemos. No todo acabará bien, no todas las vidas son largas, no siempre el amor es eterno. Pero por eso todo es tan valioso mientras lo tenemos, por eso es mágico, por eso es tan importante saber disfrutarlo hoy. Porque tal vez mañana ya no esté y sólo nos quede su recuerdo. Y ese recuerdo dependerá de cómo hayamos sabido vivirlo.

Confieso que todos estos retazos de mí pertenecen a la parte en sombras de esta bruja que os habla. Una sombra que adora la nostalgia, los recuerdos de tiempos perdidos, los lugares oscuros y de belleza sombría como los cementerios, donde se erigen los más bellos monumentos a la tristeza. Durante un tiempo, antes de conocer tan bien a mi sombra, renegué de estas inclinaciones hacia la soledad, los parajes oscuros y silenciosos, hacia la ausencia de luz y de esta extraña fascinación por los ambientes tristes. Pero ahora, confieso que parte de mi fuerza, de mi poder y de mi magia tienen su base en esta parte de mi sombra. Ahora acepto y disfruto mi inclinación por ello porque ahora sé que gran parte de la bruja que soy saca su poder de esas raíces. Que esos lugares y esos momentos que tanto me atraen son el mundo donde las brujas tuvieron que vivir ocultas durante siglos. Por eso me llaman, por eso no puedo evitar acudir a esa llamada de la oscuridad, porque he vivido en ella tantas vidas que la he acabado considerando mi hogar. Las brujas pasamos tantos siglos moviéndonos entre las sombras que aún hoy sentimos añoranza por aquel lugar que nos protegió, y gracias a ello, hoy sabemos ser felices con la más mínima expresión de luz. Porque desde la oscuridad, la luz siempre se ve más brillante.

Confieso que soy feliz bajo los rayos del sol de una mañana de primavera, pero será el sendero que conduce a lo más oscuro del corazón del bosque el que me lleve a la felicidad de mi verdadero hogar.

 

Hyedra de Trivia

Anuncios

21 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. adrydec7Adry
    Abr 01, 2016 @ 17:46:31

    Me encanto, me identifique mucho con tu sentir, gracias por compartit

    Responder

  2. Almudena
    Abr 01, 2016 @ 21:44:11

    Bufffff, no sé ni qué decirte, todo lo que se me ocurre me parece poco. Todos y cada uno de los párrafos, de las líneas que has escrito en esta entrada, es exactamente mi vida. Todo. No podías haberlo descrito mejor. Es como si encendieras una pantalla dentro de mí y simplemente describieras lo que ves. Yo no me expreso especialmente bien en la escritura, me cuesta explicar lo que siento en ciertos momentos. Por eso me ha tocado tanto esta entrada, muy dentro. Porque es como si leyeras mi sentir. Y lo que más me gusta es la parte final, esa aceptación de la sombra, y esas vidas vividas, refugiadas en la oscuridad. Esa oscuridad que tanto me llama a veces. Cuando me siento así no me siento triste, me siento exactamente como tú lo describes. Y yo luchaba contra eso, no quería estar así, no me parecía digamos “correcto”. Pero ahora lo acepto, y sé que durante unos días estaré así, y miraré al cielo lleno de nubes negras con esa nostalgia que dices, una nostalgia que no me entristece. Simplemente ahora me gusta quedarme en mi cueva, en mi sombra, y estoy bien. Te agradezco de corazón todo tu trabajo, pero especialmente esta entrada. Gracias ♥

    Responder

  3. Elena
    Abr 02, 2016 @ 07:20:12

    Bravo Bruja! Amemos y aliémonos con nuestra sombra. En ella reside mucha belleza y poder. Sin ella la Luz no podría ser. Gracias!

    Responder

  4. Carmela
    Abr 02, 2016 @ 13:39:04

    Gracias!

    Responder

  5. María Eugenia Gigena
    Abr 02, 2016 @ 15:03:14

    Gracias!! Qué belleza.

    Responder

  6. MaryTere
    Abr 02, 2016 @ 16:35:33

    Bello y profundo,gracias por compartir.

    Responder

  7. MaryTere
    Abr 02, 2016 @ 16:36:16

    Bello y profundo, gracias por compartir.

    Responder

  8. estela
    Abr 02, 2016 @ 18:41:45

    bello, muy bello. asi me siento a veces y viene a mi mente HECATE!!!! , me gusta mucho lo que escribes!!!!! gracias por compartirlo!!!!!

    Responder

  9. Liliana
    Abr 04, 2016 @ 21:15:21

    Me encantò… se siente como una conexiòn, complice, donde hay en lo tuyo, mucho de lo mio… porque compartimos el alma universal, de la mujer…

    Responder

  10. Ana Tovar
    Abr 05, 2016 @ 14:34:35

    Qué bonito escribes! Lo metes a uno en un mundo mágico!!! Gracias! 🙂

    Responder

  11. Virginia González
    Abr 05, 2016 @ 14:44:32

    Una excelente reflexión ,un poema hermoso y una gran realidad !!!

    Responder

  12. jmaryona
    Abr 05, 2016 @ 19:02:38

    Gracias!!!! muy lindo!!!! y si yo tambien me senti identificada en bastantes cosas!!! gracias por compartir!!!

    Responder

  13. Alicia Olga Serraino
    Abr 05, 2016 @ 23:44:57

    Bello bello relato. Claro que si que tenemos secretos aveces se los cuento a Luna llena otras al sol. .Me hago cómplice de la oscuridad y al regreso a mi morada busco espíritus entre su manto y llego a casa acompañada y sonriendo. Gracias por compartir tu sabiduría y estimular la nuestra. Que todas seamos felices!!

    Responder

  14. Ma. Lujan
    Abr 06, 2016 @ 01:58:37

    Que hermosa reflexión!!! Feliz Luna nueva

    Responder

  15. Eva María Garcés Rubiales
    Abr 08, 2016 @ 18:02:12

    Gracias, cada vez que te leo, es como si el que hablara fuera mi corazón, palpita de emoción con cada palabra y sentimiento que rememora. Gracias, gracias, gracias. Fue una bendición del universo hallar este blog.

    Responder

  16. Maria del Carmen Vicente Hernandez
    May 19, 2016 @ 23:36:15

    Simplemente genial que alguien que no me conoce escriba con tanto detalle de mis sentimientos!!!! Gracias TOTALES!!! Me emocionó hasta las lágrimas!!!!

    Responder

  17. Daniela
    Jul 13, 2016 @ 02:38:46

    Muy bueno todo lo que públicas

    Responder

  18. Magnolia
    Sep 22, 2016 @ 18:18:50

    Me sentí muy bien, senti que una parte de mi está contigo. Gracias… me guataría seguir en contacto.

    Responder

  19. Carolina Rincón
    Sep 26, 2016 @ 02:47:00

    Precioso escrito, profundo e inspirador.

    Responder

Cuéntame qué te ha parecido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Contacto

hyedra.deduir@yahoo.es
A %d blogueros les gusta esto: