Recuperando a nuestra Doncella

the-force-by-tomaas.jpeg

The Force Autor de la imagen: TOMAAS tomaas.com

 

En esta época del año celebramos Imbolc, el periodo del año intermedio entre el Solsticio de invierno y el Equinoccio de primavera. Uno de los ocho radios que forman la Rueda del Año. Es el momento dedicado a todo lo que empieza, lo que se está gestando, lo que germina. Celebramos la promesa de una primavera que aún no es, pero que ya se está preparando para ser. Y a un nivel más personal y humano, celebramos el aspecto de Doncella de nuestra Diosa reflejado en nuestra propia infancia.

¿No escuchas unas risas que te llaman? ¿No sientes la necesidad de olvidarte de todo y jugar, y reír, y recordar que la vida es para ser feliz? Ella llega cada año para recordarnos que aquella niña que fuimos nunca se marchó del todo, que aún espera en el fondo de la mente de la adulta que somos hoy que cumplamos las promesas que nos hicimos,  que cumplamos nuestros sueños, y seamos las adultas que un día quisimos ser.

Aunque no todas tuvieron una infancia feliz.  Conozco brujas que de niñas fueron obligadas a crecer deprisa, con padres ausentes y hermanos pequeños a los que cuidar sin que fuera su obligación. Obligadas a ser madres sin haber terminado de ser niñas. Conozco a otras que tuvieron que soportar palizas (tanto a sí mismas como a sus hermanos y madres) por parte de una figura paterna violenta que desvirtuó para siempre su imagen de lo que es el hombre. También madres violentas y en ocasiones, ambos. Otras tuvieron madres físicamente presentes pero emocionalmente ausentes y tuvieron que crecer sabiendo que no eran queridas. Otras fueron armas que sus progenitores usaban para arrojarse entre sí. Otras enfrentaron una muerte temprana de uno de los dos o ambos y aprendieron demasiado pronto el significado de la pérdida.

Cuando algo así pasa durante los años de la niñez, en la edad adulta cuesta mucho conectar con la Doncella porque significa dolor, tristeza o rabia y se bloquean los recuerdos. Cuando para las demás brujas es un momento de alegría y juego, para ellas es un tiempo de enfrentarse a fantasmas que aún duelen y corrompen nuestra magia desde dentro.

Ser bruja, sacerdotisa o chamana no es nada fácil. En algunas culturas nos llaman las sanadoras heridas porque no puedes curar a otras sin haberte curado a ti misma. Y todas, absolutamente todas, tenemos heridas que sanar porque hemos crecido en una cultura que tapa el dolor, tapa las experiencias negativas, tapa la infelicidad. Nos obligan a sonreír continuamente, a decir siempre que todo está bien, incluso hay frases motivadoras que animan a sonreír como señal de fortaleza cuando por dentro te estás rompiendo. Y es un tremendo error. La verdadera fortaleza reside en reconocer que no estás bien y en pedir ayuda para superarlo. Pero está mal visto, porque desde niñas nos han dicho que está mal quejarse, que lo que nos ocurre son “tonterías”, que no pienses en lo que te hiere y te animes…

Y cuando llegamos a la edad adulta no sabemos ser felices, no sabemos reír. No sabemos amar y mucho menos amarnos. Y cuando una mujer, una bruja, se da cuenta de esto y comienza conscientemente a curar sus heridas, destapa el dolor enquistado en su alma y sufre, a veces tanto que el miedo le atenaza y renuncia. Y se acostumbra a un dolor moderado, relativamente controlado y que se reduce a un sordo latido que le permite sobrevivir, pero no VIVIR.

Pero si no se rinde, si a pesar del estallido de dolor continúa adelante y se enfrenta a sus recuerdos y los mira cara a cara desde sus ojos de bruja adulta, una nueva vida se abre ante ella. Una nueva vida donde podrá darse permiso para ser feliz, para disfrutar de cada día de su vida sabiendo quién es. Y lo más importante, podrá ayudar a otras a sanarse.

Las heridas que nos hacen de niñas son muy peligrosas, forman cicatrices muy profundas y sobre ellas construimos nuestra identidad. Todo lo que somos, cómo vemos el mundo y cómo nos enfrentamos a él se basa en esas heridas mal cicatrizadas.  A veces para curarlas tenemos que deshacernos enteras y volver a crearnos desde unos cimientos sanos. Y hay que ser muy valiente para auto destruirse y volverse nada, para volver a crearse desde esa nada renunciando a todo lo que se era para poder SER.

Hay veces que solas no podremos. A veces hemos sepultado el dolor tan hondo que no llegamos a su núcleo. En ese momento no debemos dudar en pedir ayuda. Hay psicólogas y psiquiatras muy buenas que pueden guiarnos al corazón de lo que nos atormenta y luego traernos de vuelta. Algunas de ellas también son brujas y pueden enseñarnos a perdonar a aquellos que nos hirieron y, sobre todo, perdonarnos a nosotras mismas por haber llegado a pensar que era culpa nuestra y nos lo merecíamos, porque la mayoría de los niños se culpa por las acciones de los adultos.

Pero cuando una bruja se sana y consigue reparar las heridas de su infancia, su poder se vuelve inmenso. Es en ese momento cuando la bruja viaja hacia su centro y allí, se encontrará con la niña que fue, la abrazará y podrá decirle:

-“No te preocupes, todo está bien. Mira quién soy ahora, mira quién somos. Voy a devolverte lo que no tuviste. Prometo reír todas las risas que te robaron. Prometo jugar todos los juegos que te prohibieron, prometo soñar los sueños que no te atreviste a tener. Prometo bailar por todas aquellas veces que tu tristeza te lo impidió. Prometo crear un futuro donde no duelan los recuerdos del pasado. Prometo vivir para convertirme en la mujer de la que cualquier niña se sentiría orgullosa de ser. Prometo ser tan fuerte como para atreverme a pedir ayuda si algún día lo vuelvo a necesitar. Prometo darte todo lo que no pudiste tener: millones de sonrisas y miles de días felices.

Me lo prometo.”

Y cuando lo hayas conseguido, ven a jugar conmigo.

Yo te estaré esperando.

 

Hyedra de Trivia

 

Anuncios

9 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Adriana Trejo
    Feb 08, 2016 @ 21:10:39

    Me he emocionado hasta las lágrimas…porque has descrito muy bien el proceso por el que he pasado…y sigo en la lucha, reconociendo y sanando aquello que requiere ser sanado. Entendiendo que ser fuerte no es no sentir, si no seguir adelante a pesar de el dolor…y tener la certeza de que las cosas mejoraran.
    Me faltan muchas cosas que trabajar, pero ahora soy más plena, mas consciente, pero sobre todo más libre y feliz que nunca.
    Gracias por tus post.
    Bendiciones y luz para ti 😃

    Responder

  2. Ana Umbria
    Feb 09, 2016 @ 00:09:59

    Muchísimas gracias por tus palabras. Has resumido de forma muy gráfica lo que hemos pasado muchas de nosotras. Tienes razón, si conseguimos desmontarnos para volvernos a construir y trabajamos con nuestro dolor, aparece una mujer más fuerte y mucho más sabia que la de antes. Una mujer mucho más consciente de su realidad, capaz de llevar a cabo cada uno de sus sueños.
    Un abrazo a todas mis hermanas brujas.

    Responder

  3. Sabrina---Sarven
    Feb 10, 2016 @ 13:05:26

    Huaaaauuuu, seguramente estamos conectadas y pusiste en palabras lo que muchas sentimos…Estoy tratando de mirar de frente a mi dragón, a mis sombras…
    Estoy desarmandome íntegra para volver a ser….

    Responder

  4. yadira garces
    Feb 19, 2016 @ 04:31:22

    HERMOSO…gracias ando en el camino de reencontrarme y conectarme conmigo misma…tus palabras sabias y amorosas me llenan de energia vital para continuar,,,

    Responder

  5. Maria del Carmen Vicente Hernandez
    Feb 19, 2016 @ 14:59:17

    Guauuuu!!!!! Siempre siento que estás hablandome a mi!!!!! GRACIAS!!!!!! Ya me caí hasta lo mas profundo y quise rendirme pero una BRUJA MARAVILLOSA y tres BRUJITOS me acompañaron hasta que pudiera pararme y entendiera que es de muy valiente,pedir ayuda cuando no damos más!!!! No tenés idea de a cuántas brujas estás ayudando con tus palabras!!!! Te lo agradecemos con toda el alma!!!! NAMASTE

    Responder

  6. hadaluz
    Mar 18, 2016 @ 18:50:19

    Hermoso y real, mi sanación en estos últimos 20 años ha sido con el arte, la danza, el canto la escucha consciente de música, el contacto con los hombres verdes (los árboles), los cuencos tibetanos, la meditación, oler las flores, sembrar…. hay que sacar tiempo para gozarnos y conocerlos.-

    Gracias infinitas

    Responder

  7. Clory Angulo-Márquez
    Oct 07, 2016 @ 18:19:04

    Qué hermosura conocer todo esto estando vivas en esta vida tan grande y gloriosa de la mujer….Lágrimas de vida, del más puro e infinito amor nos bañan de más vida cual impecable y mágico manantial que somos…. Gracias, gracias, gracias infinitas…

    Responder

  8. jmaryona
    Ene 19, 2017 @ 20:08:23

    Me emocioné hasta llorar, en eso me encuentro, deshaciendome para volverme a crear!!! y sobretodo tengo ganas de hacerlo ya, para poder por fin, como bien dices, volver a JUGAR!!!! pero por ahora todavia calma y paciencia, tus plabras ayudan… para saber que aunque doloroso a veces, el camino es el correcto!!! GRACIASSS!!!

    Responder

Cuéntame qué te ha parecido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Contacto

hyedra.deduir@yahoo.es
A %d blogueros les gusta esto: