Hija de la Diosa Oscura

Autor imágen: Jo Jayson

Autor imágen: Jo Jayson

Soy una bruja Oscura, sí. Lo admito. Pero antes de que os hagáis una idea equivocada, quiero explicaros qué significa. Las brujas Oscuras no hacemos hechizos que perjudiquen a otros, jamás imponemos nuestro poder sobre la voluntad de otras personas ni buscamos el camino fácil. No. Ser una bruja Oscura significa que has decidido, o has sido llamada, a alcanzar la sabiduría estudiando en y la Oscuridad.

La Diosa tiene muchos rostros.  Uno de ellos corresponde a la Bruja, la Hechicera. La Diosa Oscura. Es el aspecto de la Diosa que rige lo oculto, el misterio, la magia, la Sombra, la Muerte, la iniciación y la sabiduría de la oscuridad. Puede ser anciana o no. Amable o cruel. Y como Diosa de la Muerte lo es también de la vida porque una cosa no es sin la otra. Rige el Norte, los fríos y las tinieblas del invierno, la quietud y la calma. El recogimiento. Su elemento es la Tierra y se esconde tras la oscuridad de la Luna. Ella es la sabiduría que se oculta en el lugar donde casi nunca la buscamos, dentro de nosotras. Y Ella, en varios de sus Nombres, es mi regente.

No puedo decir que la elegí. Ella me escogió a mí ya que nunca he sentido que tuviera otra opción. Todas las decisiones que he tomado en mi vida, todos los caminos por los que he vagado, todas las relaciones que he vivido, disfrutado o sufrido, me han sumergido cada vez  más profundamente en sus dominios. Un reino que, desde siempre, ha ejercido una atracción innegable en mí. Desde niña sentí una fascinación innata por lo oculto, por los misterios de este mundo y del otro. Siempre quise saber más, saber el por qué, conocer lo que se esconde en las sombras y hacerlo mío. Saberlo mío. Y aunque nunca lo he temido, siempre lo he respetado, porque lo que se esconde en las sombras, tiene el poder de darte la Luz. Lo que se esconde en la Oscuridad, es el conocimiento de lo que realmente somos.

De la mano de Hékate he aprendido a no tener miedo a perderme en la vida. Me ha enseñado que las encrucijadas son oportunidades de cambios y que ninguna opción es la equivocada. Cualquier camino que elija es el correcto, ya que Ella los rige todos. Escoja el que escoja, será el acertado, porque también será su camino. Hékate me enseñó que cada una porta la antorcha de su propia Luz y que la vida y la muerte son los dos filos de un mismo cuchillo. Cada vez que de noche me acerco a un cruce de caminos, algo aletea en mi interior y una emoción inmensa me invade. Miro a la oscuridad, siento el frescor de la noche, escucho la música de la vida nocturna y reconozco todo lo que las sombras pueden enseñarme, y me abro plenamente a Ella que me guía custodiada por sus perros negros hacia donde vive el mayor de los misterios. Mi propia oscuridad.

De Kerridwen he aprendido el significado de eternidad. He comprendido el eterno regreso y los ciclos sin fin.  Que la mayor magia que existe es la que se produce en el útero de una mujer cuando crea. Kerridwen me llevó de la mano hacia la sabiduría, hacia el conocimiento de mi propia identidad. Aprendí que siempre hay otra oportunidad, que su caldero nos ofrece el don de la regeneración y la transmutación. Que la sabiduría y el conocimiento no se obtienen sin esfuerzo ni trabajo duro, y que lleva años atravesar las fases que hacen de ti una bruja sabia. Me cambiará mil veces, me transformará de mil maneras, pero siempre saldré de ello renovada. Renacida. Otra y la misma. Siempre yo.

Lilith me ha acompañado desde el principio, por ello tuve la suerte de considerar mi sexualidad algo natural y creada para hacerme disfrutar. Mi cuerpo y mi sexo han sido hechos para obtener placer, y jamás me he sentido mal, sucia o depravada por ello. Por el contrario, gracias a Lilith soy afortunada porque al reconocer mi sexualidad como el gran don y regalo que es, nunca he tenido que enfrentarme a enfermedades, a culpas y sentimientos generados por una mala educación y una mala y equivocada visión de la esencia femenina. Soy un ser sexual. Soy una persona con órganos sexuales cuya función natural es sentir placer. Le pese a quien le pese y moleste a quien moleste. Mi sexo me conecta con la naturaleza salvaje, con el instinto y la vida. Y me conecta con la magia, porque en el sexo también reside un gran misterio, el  del Amor hacia una misma, el más importante y el más poderoso.

Ahora camino de la mano de Ataecina, navego junto a Ella en la barca con la que se mueve entre los mundos. Me cuenta historias de épocas pasadas, de aquellas de mi linaje que navegaron con Ella hacia el otro lado para descansar antes de regresar a este mundo. Sus cuervos, sus cabras, sus cerdas blancas me traen mensajes de otros tiempos. Me piden que regrese a la tierra, a las cuevas, a la oscuridad. Que deje que todo aquello que aún me lastra se pudra y se desintegre entre los gusanos. Porque Ataecina me enseña que la carroña y la podredumbre se convierten en el abono que hará crecer la vida.  Ataecina me habla del pasado, de mis muertos, de mi conexión con la sangre que corre por las venas de todas mis ancestras y que ahora murmura sus nombres, sus historias, sus lágrimas y risas en mis propias venas. Ataecina me habla de raíces, de los recuerdos que quedan impregnando huesos viejos y de que la mejor forma de honrar el pasado, es sanando el presente.

De todas Ellas y otras que no menciono, de mis Diosas Oscuras, he aprendido casi todo lo que sé y también gracias a Ellas soy gran parte de lo que soy.  Todas Ellas me han enseñado cosas que sólo se pueden aprender en la oscuridad, porque es allí donde hemos desterrado la sabiduría prohibida. Pero es tiempo de que esa prohibición deje de afectarnos. Es hora de que las mujeres rompamos esa obediencia a normas sin sentido. Es tiempo de que las Brujas se salten esa prohibición y viajen a la oscuridad para conocer todos sus misterios y convertirse en seres de Luz. Todo lo que he aprendido me inunda y se derrama, y siento que estoy lista para compartirlo con vosotras. Dentro de poco os abriré una puerta a mi oscuridad y os invitaré a compartir sus secretos.

Sed valientes y no temáis.

Aunque en realidad no hay nada que temer, porque dentro de toda Bruja Oscura, sólo existe Luz.

Hyedra de Trivia

(Eva Hyedra López)

Anuncios

5 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. MaryTere
    Sep 11, 2015 @ 22:10:45

    Maravilloso, sabía reflexión, muy agradecida por compartirla. Luz y Amor para tu andar.

    Responder

  2. Alicia Serraino
    Sep 12, 2015 @ 00:15:05

    Genial como todo lo que publicas!!!! Gracias desde mi alma, desde mi corazon desde mi ascuridad, desde mi luz.

    Responder

  3. jesica
    Sep 16, 2015 @ 18:50:46

    La unica forma de alumbrar un hoyo oscuro es sumergirnos en el hoyo oscuro y desde alli irradiar luz. Me gusto mucho lo que escribiste, todo tu camino tambien ha sido el mio. Yo tambien soy una bruja oscura

    Responder

  4. sacrespirit
    Sep 18, 2015 @ 22:53:23

    Muy interesante

    Responder

  5. Ayenka
    Dic 02, 2015 @ 09:11:14

    Me pones la piel de pollo. Que bendición y paz encontrar-te. Sldos desde el cono Sur de América. Argentina te da su presente.
    Ayenka.

    Responder

Cuéntame qué te ha parecido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Contacto

hyedra.deduir@yahoo.es
A %d blogueros les gusta esto: