La casa de la bruja

Autumn at Ashley's Cottage Thomas Kinkade http://thomaskinkade.com/art-genre/cottages/

Autumn at Ashley’s Cottage
Thomas Kinkade
http://thomaskinkade.com/art-genre/cottages/

Cada noche al acostarme me cuento un cuento a mí misma. Es un cuento con final feliz, donde no hay princesas ni príncipes azules que perpetúen falsas ideas de un amor irreal. No hay maldiciones que romper. No hay reyes ni campesinos. Ni castillos ni palacios encantados. Es un cuento de brujas de verdad, de bosques cercanos y de una casa hecha para vivir rodeada de amor y magia. Cada noche me duermo paseando por sus habitaciones y jardines en mi  mente.

Hace muchos, muchos años, una joven bruja soñaba con alejarse del mundo. Soñaba con regresar a un pasado vivido tal vez mil veces. Soñaba con un bosque verde y profundo, con una cabaña sencilla, con una vida apartada. Esa joven bruja estaba herida. Su corazón había sido arrancado y arrojado a sus pies varias veces y por varios motivos distintos. Era un corazón lento para abrirse, pero una vez lo hacía, lo entregaba sin reservas. Tal vez no sabía escoger a quién lo entregaba, tal vez era mala suerte, o tal vez necesitaba pasar por todo aquel dolor para aprender sobre ella y sobre el mundo. Pero entre heridas y cicatrices, ella solo soñaba con recoger los pedazos que quedaban aún enteros y escapar para  vivir a solas con su alma, allí, en el corazón del bosque.

Pero el tiempo pasa para todos y aquella joven bruja creció, y los años trajeron con ellos experiencias que a su vez le aportaron sabiduría. Aprendió a sanar su corazón por sí misma y convirtió cada uno de sus días en un hechizo eterno. Hizo del mismo acto de respirar todo un conjuro de amor hacia su propia vida. Y en el camino encontró a quienes supieron valorarla y quisieron acompañar su senda. La bruja descubrió que cuando estaba rodeada de personas que la querían, personas que escuchaban, respetaban y apoyaban, ya no quería huir ni esconderse del mundo, porque el mundo había cambiado. Para ella ya no era un lugar hostil, lleno de amenazas y sin esperanza, sino un reflejo de lo que siempre había habido en su interior. Un mundo lleno de luz, de risas, de manos enlazadas con las suyas, de lágrimas de alegría y también de tristeza, pero ya no solitarias y agónicas. Aprendió a escoger con quién compartir su corazón y aprendió a exigir lo mismo que ella daba: sinceridad, cariño, sencillez y confianza.  Y el sueño de su vida cambió.

El sueño de mi vida cambió. Ya no quiero vivir sola y aislada en el corazón de un bosque perdido y lejano. Ahora sé que necesito el contacto de otras personas, pero no de cualquier persona. Por eso, la casa de mis sueños ya no es una cabaña pequeña y sencilla. Ahora es un poco más grande, tampoco mucho más, pero sí cabe más gente, caben más risas. Caben muchas tardes de bailes,  muchas noches de conjurar a la luna y muchas mañanas de sol y desayunos tardíos. En la casa de mi sueño cabe toda la gente que quiero, pero también hay espacio para la soledad. Para mi amada soledad donde me encuentro conmigo misma y me enamoro un poco más cada día.

Cada noche me duermo con ese cuento en el que proyecto mi futuro. Porque algún día, no sé cómo, no sé cuándo, conseguiré la casa que ya es mía en mis sueños. Cada noche cierro los ojos y comienza mi visita  a mi casa, oculta por un alto muro de piedra gris veteada de musgo que la separa de la calle. Rodeada de árboles formando un pequeño bosquecillo con un estanque donde bañarme las noches de luna llena, con un claro donde reunirme con mis brujas y celebrar nuestros akelarres y una mesa forjada donde desayunar, mientras el sol se cuela entre los árboles y me cubre con su resplandor.

Una casa de piedra y con suelos de madera, con una chimenea donde honrar al fuego como se merece y miles de libros, con alfombras, sofás, cojines de mil colores… con grandes ventanales que dejen pasar la luz, el sol, el verdor, la luna, las estrellas, el aire fresco. Ventanas que dejen entrar la vida en habitaciones creadas para disfrutar de un buen libro, de una buena conversación, de la soledad buscada… De ver pasar las horas de un largo domingo sin otra cosa que hacer que respirar y sentir.

Una casa con una cocina amplia, repleta de estanterías con hierbas, con especias, con libros de deliciosas recetas y poderosas pócimas. De colores cálidos y suaves que inviten a permanecer allí horas mientras las tazas de café y té se van sucediendo lentamente. Bañada de luz por otro gran ventanal y muebles de madera oscura. Casi sacada de un viejo libro de cuentos de hadas. Y pegado a ella, un pequeño invernadero de cristal,  un criadero de brotes de magia que mantenga la vida cuando el invierno llegue. Una casa donde los dormitorios sean algo más que un lugar donde dejar caer nuestros cuerpos agotados cuando llegue la noche. Que sean refugios de intimidad y amor, con camas cubiertas por colchas cálidas y acariciantes, con alfombras y rincones para meditar.

Una casa pequeña, sencilla. La casa de una bruja para compartir con otras brujas. Con otras personas queridas.

Cada noche me duermo contándome un cuento. Una historia bañada de sol y de luna. De aromas a jardines mágicos y arboledas íntimas. Una historia sobre una casita soñada y la bruja que la habita. No es un cuento de príncipes y princesas. No es un cuento de villanos y héroes. No es un cuento de hadas.

Es sólo un cuento de brujas.

Mi cuento.

Hyedra de Trivia

(Eva Hyedra López)

Anuncios

11 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Mariela
    May 08, 2015 @ 18:58:14

    BELLÍSIMO!!! Creo que la mayoría de las brujas soñamos con una casa así.
    Gracias Hyedra!!!!!

    Responder

    • hyedra7
      May 29, 2015 @ 10:27:39

      Gracias Mariela, es cierto. Todas soñamos con una casa así. Todas necesitamos un hogar donde sentirnos libres y tranquilas. En paz. Y un lugar así es lo perfecto. Espero que ese sueño se cumpla para todas. Un beso.

      Responder

  2. Angelina Suarez
    May 08, 2015 @ 19:00:45

    Maravilloso!!!! Un día podremos encontrar nuestra casa… Yo también la sueño … dormida y despierta ….

    Responder

  3. Jorge Fernando Domingo Sánchez
    May 08, 2015 @ 20:41:48

    Y cuándo lo consigas, guardame un rinconcito, para descansar y leer.

    Responder

  4. Angela
    May 09, 2015 @ 05:02:59

    Toda bruja tarde o temprano tiene su Casita, la tuya esta cerca, lo se. La mía llegara también y siempre tendrá la puerta abirta a mis brujas y brujos.

    Responder

  5. Nelson
    May 09, 2015 @ 12:36:56

    Que agradable leerte , precisamente ahora estoy de visita en un lugar así, una chimenea para el fuego , libros , muchas pócimas , cuencos , quarzos , ubicada en los cerros en medio de los bosques lleno de animales y aves y mágicos seres elementales, la energía telúrica se siente , en el silencio se siente la conversación de los arboles al abrazarlos te abren tu percepción a otros tiempos y despierta tu gratitud, estoy en el hemisferio sur es otoño en un par de días vuelvo a la ciudad pero ahí mi casa es especial , con un micro universo , cada uno de nosotros transformamos poco a poco nuestro entorno ya estemos en una montaña solos o en la oficina , como es adentro es afuera dice la ley , si tenemos paz y magia dentro de nosotros la manifestaremos en cualquier lugar ….gracias Hyedra por reconectarme .. Y que la Diosa guíe tus pasos por siempre

    Responder

  6. Rocīo Yėpez
    May 27, 2015 @ 05:33:56

    Yo tambiėn sueño esa casa!!
    Gracias Hyedra. 🙂

    Responder

  7. sonia
    Sep 21, 2015 @ 20:53:08

    Me encanta tu historia… sera la historia de todas las brujas, porque me recuerda un poco a la mia. Precioso me ha encantado. Si no te importa lo voy a compartir…

    Responder

  8. Namasté Estilistas
    Dic 04, 2015 @ 20:06:24

    bello!!!… yo tambien sueño mi casita para compartir con mis brujitas y brujitos… siempre seguir soñando para un reencuentro proximo!!!… los amo Namaste

    Responder

Cuéntame qué te ha parecido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Contacto

hyedra.deduir@yahoo.es
A %d blogueros les gusta esto: