Las mil vidas de una bruja

Witch Autora de la imagen: Julia Trushina angiria.deviantart.com

Witch
Autora de la imagen: Julia Trushina
angiria.deviantart.com

Hay una palabra en alemán que no tiene homóloga en español, su traducción es “nostalgia por un lugar al que nunca has ido”. La palabra es Fernweh. Pero no he encontrado ninguna palabra que defina el sentimiento de añoranza por otra época, por otros tiempos que sabes más propios que los tuyos.

A veces, cuando visito las ruinas de tiempos antiguos, la sensación de pertenencia que me invade es tan abrumadora que me encojo por dentro. Toco las piedras, siento su calor familiar en mi piel y me pregunto quiénes las tocaron antes que yo. Cómo vivían. Qué sentían. Si las toqué yo en otra época. En otra vida quizá.

Siento como si el lugar despertase y me observase, algo parece vibrar a mi alrededor y casi me parece escuchar susurros, como si alguien me reconociese y hablase de mi. El viento que se cuela entre las ruinas me habla trayéndome palabras de otros siglos, palabras que casi llego a entender. Y la tristeza es profunda, como si estuviese en la puerta de mi hogar pero algo me impidiese entrar. Como si hubiera viajado mil años y ahora, cuando por fin llego a donde pertenezco, hubiera olvidado el camino.  La nostalgia me invade y comprendo que, aunque por breves momentos los tiempos parecen superponerse, y aunque por un instante haya conseguido tocar el recuerdo de algo…, algo que nunca he vivido, es imposible regresar a un pasado perdido. Porque fue en otra vida.

Sé que no es la primera vez que vivo. Sé que he caminado a través de los tiempos bajo innumerables rostros y nombres. He vivido cubriéndome con pieles en los albores de nuestra especie y he visto como mis Dioses y tradiciones se perdían bajo la tiranía de Roma. He visto surgir los nuevos reinos de Europa construidos sobre las ruinas del Imperio. He vivido sola en la cabaña de un bosque y he visto morir a mis seres queridos por epidemias que hoy son sólo un recuerdo. He puesto ofrendas sobre altares paganos, ocultos en los bosques bajo la mirada de la luna llena, tantas veces que puedo repetir los gestos sin vacilación. He caminado por catedrales nuevas y he sido monja en algún claustro medieval mientras por dentro a Dios le llamaba Señora. Me he escondido durante la caza de brujas y no tengo ninguna duda en absoluto de que he muerto ahorcada alguna vez y quemada en la hoguera otras. He vivido en la Inglaterra Victoriana y la sola imagen de una taza de té ante una ventana con vistas a la campiña inglesa en primavera puede hacerme llorar de añoranza.  He tenido mil vidas, sí. Algunas breves, otras muy largas. A veces fui feliz, otras veces he sufrido. He sido esclava, campesina, sacerdotisa, monja, esposa, madre, pobre, rica, siempre bruja. Alguna vez incluso he sido hombre.

Pero nunca he sido reina. No creo haber sido Cleopatra, ni Juana de Arco, ni Napoleón. Creo que si alguna vez tuve algún poder, fue entre mi gente, mi pueblo, mi tribu o mi aldea. Tampoco ha hecho falta. Solo he sido yo, siempre. Esa presencia que adivino en mí constantemente. Yo y un algo más. Algo que sabe. Algo antiguo y sabio. Algo que me llena de empatía y hace que me resulte fácil comprender a los demás. Que sepa ponerme en el lugar de casi todo el mundo y saber porqué actúan como actúan, aunque muchas veces no lo apruebe ni lo comparta.

Dicen que todas estas sensaciones tienen una explicación. Que en realidad los recuerdos, los sentimientos de pertenencia nos vienen dados en los genes. Que en realidad estamos sintiendo lo que sintieron nuestros antepasados y que heredamos sus experiencias junto con el color de nuestra piel y nuestros ojos.

Bueno, yo no sé si es cierto. Lo que sí se es que me resulta difícil aceptar que todos mis gustos pasados son de otros, que mis recuerdos de otros tiempos son de otros, que las lágrimas de tristeza que me brotan porque echo de menos una casa junto al mar en la linde del bosque que nunca he tenido son porque allí vivieron otros. No. Puede que algo se herede en la sangre, como la llamada del mar. Pero sensaciones tan intensas, emociones tan profundas no pueden ser ajenas.

Estoy convencida de que regresamos, una y otra vez. Porque me niego a aceptar que sólo tengamos una oportunidad en este mundo. Me niego a aceptar que un niño muera y haya vivido, víctima de torturas en medio del más absoluto terror y angustia, para nada. Me niego a que millones de mujeres vivan día tras día en un infierno de violaciones perpetuas que sólo terminarán el día que su cuerpo ya no resista más y se rompa del todo. No puedo aceptar que todavía haya gente que viva toda su vida siendo esclavos, que otros centren toda su existencia en buscar el siguiente puñado de comida que les mantendrá vivos un día más. No quiero aceptar que todo lo que muchas personas tendrán a lo largo de sus días será la más absoluta tristeza, soledad, desesperación y miseria.  Me niego a reducir la existencia a una sola oportunidad.

No. Sé que en muchas de mis vidas viví junto al océano. Desde mi ventana veía el mar y los acantilados por un lado y el bosque oscuro y envuelto en niebla por otro. Me despertaba el sonido de las gaviotas y me dormía el canto de las olas. Y las gaitas… El lamento de las gaitas hablaba el lenguaje de mi alma y su sonido jamás ha dejado de emocionarme. La niebla, la llovizna, los bosques mágicos en los que me veo recogiendo hierbas y los acantilados. La playa de rocas, el olor a algas, esperar en la orilla a que los barcos regresen… No, no son recuerdos de otros.

Y creo firmemente que cada persona tiene más oportunidades. Que todos volveremos una y otra vez y en alguna de nuestras vidas seremos totalmente felices. Todo merecerá la pena.

No me preocupa como será mi vida, ésta vida. La viviré lo mejor que pueda e intentaré ser la mejor persona que pueda. Pero si las cosas no salen como espero, si se acaba antes de lo que me gustaría… bueno, intentaré hacerlo mejor la siguiente.

Porque como dije otra vez, las brujas somos eternas.

Yo soy eterna.

 

(En recuerdo de Sable Rouge, asesinado ayer por ser brujo, por ser pagano. Por atreverse a ser libre en un lugar donde no soportan la libertad. Vuelve pronto hermano, y vuelve en un lugar donde puedas ser feliz. Espero coincidir contigo en otra vida)

 

Hyedra de Trivia

(Eva Hyedra López)

 

Anuncios

15 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. rasro
    Feb 14, 2015 @ 19:43:54

    Sin acritud: te coges los pasados guays (resistencia de roma, Inglaterra victoriana, monja “diferente” etc) en ningún momento te pones en la piel de “los malos” cuando casi todas las tradiciones que creen en la reencarnación dicen que nos reencarnamos para aprender de nuestros errores, y nos reencarnamos en algo diferente.
    Es decir en el teórico caso de que existiese la reencarnación (lo dudo muchisimo; yo atribuyo mis Fernweh a cosas más terrenales, como insatisfacción con la sociedad en la que me ha tocado vivir…y eso que me han pegado muy, muy fuerte) tienes que haber sido varón en algún momento, quizás incluso un cazador de brujas (¡hey!, a nadie le gustaría haberlo sido, pero existieron ¿no?)
    Repito, todo esto lo digo sin acritud y con las dudas que como persona escéptica (y que se lamenta por ello) tiene.

    Un abrazo
    PD: ¿Qué asesinato? No me he enterado, en cualquier caso matar o dañar a alguien por su religión o por religión me parece terrible, bajo, blasfemo (para el que crea) e indigno.

    Responder

    • hyedra7
      Feb 16, 2015 @ 10:06:43

      Hola Rasro, muchas gracias por tus palabras. No veo en ellas ninguna acritud, sólo veo a una persona que primero, se ha tomado la molestia de leer uno de mis textos, y segundo, me ha dado algo de su tiempo comentándolo. 🙂
      Me ha parecido muy interesante cómo has re interpretado algunas de las cosas que cuento, eso me ha hecho pensar que debo mejorar la forma en que me expreso si quiero que me comprendan y evitar en lo posible lo que ha ocurrido aquí, que se ha entendido lo contrario de lo que quería expresar. Por eso te doy las gracias de nuevo.
      Sólo un par de apuntes, en algún momento del texto afirmo que incluso he sido hombre en algunas vidas y, por otro lado, según las creencias de las brujas nosotras los somos siempre, en todas y cada una de nuestras vidas, por eso es del todo imposible que haya sido un inquisidor, y totalmente normal que como monja fuese “diferente”. Hubo miles de mujeres sabias, curanderas, hierberas, sanadoras, etc, que profesaron porque en diversos momentos de la Historia lo consideraron su única salida para poder estudiar, dedicarse a su vocación o más directamente, salvar la vida.
      Y cometer asesinatos, no es que lo dude, es que doy por hecho que lo hice.

      Y en cuanto al asesinato de un hermano de camino, estoy completamente de acuerdo contigo en todo lo que has escrito. Si no ha trascendido es porque es sólo uno más de los miles de asesinatos que se cometen diariamente en el mundo por libertad religiosa. No ha trascendido a los medios generalistas, pero la mayoría de la comunidad pagana internacional si se ha enterado por medios internos.

      De nuevo, gracias Rasro, por leer, por comentar y por compartir conmigo tu opinión.
      Un abrazo
      🙂

      Responder

      • rasro
        Mar 04, 2015 @ 10:20:58

        Gracias a ti por tu respuesta. Lo de la acritud lo digo porque hay mucha gente que se toma una pregunta como un ataque, una curiosidad como una burla y por lo menos has tenido el valor de decir que tu creencia de no haber sido “inquisidor” es cuestión de fe, en lugar de simplemente ignorar el comentario u ofenderte.

  2. Jorge Fernando Domingo Sánchez
    Feb 15, 2015 @ 10:43:27

    Muchas cosas de tus escritos se me escapan, no es que me resista a ellos, quizás sea la falta de predisposición por mi parte o falta de entendimiento, no se. Pero otras sí me llegan, comienzas diciendo algo así como; “nostalgia por un lugar al que nunca has ido” y esa sensación sí la he sentido en lugares concretos, como si los conocieras, es cuando menos extraña esa sensación. Me gusta como lo haces y lo dices.

    Responder

    • hyedra7
      Feb 16, 2015 @ 10:08:34

      Sé que a veces lo que escribo puede resultar “difícil” para una persona ajena a este mundo en el que yo me muevo, y por eso te agradezco aún más que hagas el esfuerzo de, semana a semana, estar ahí y leer todo lo que publico.

      Gracias!

      Responder

  3. Iratxe
    Feb 16, 2015 @ 12:07:47

    Sé exactamente lo que dices, cuando escribes “nostalgia por un lugar al que nunca has ido”, o un idioma, o un tipo de flor concreto de un lugar… y las tazas… 🙂

    Además de la información que recibimos de nuestros antepasados, sí, regresamos una y otra vez, y esos recueros son parte de nuestras memoria interna, nuestras propia! Volvemos a sanar, a arreglar cosas pendientes y a aprender otras, hasta alcanzar el equilibrio.

    Feliz semana!

    Responder

    • hyedra7
      May 26, 2015 @ 17:17:18

      Iratxe, creo que esos detalles que tanto nos atraen y que nos recuerdan otras vidas pertenecen a momentos que nos marcaron especialmente. Ahora algo en nosotras aún recuerda…

      Responder

  4. Luna
    Mar 17, 2015 @ 23:26:47

    Como siempre bellísimo! Algo que no deja de asombrarme respecto de estos recuerdos, es que muchas de las brujas que leo y mis propios recuerdos de vidas pasadas, coinciden a la perfección. Las leo y es como leer mi diario. Honestamente no me puedo explicar este fenómeno. Un gran número de brujas actuales recuerda la casa en el bosque, recuerda haber sido ahorcada y quemada, recuerda haber sido monja (pero siempre bruja), la emoción por las gaitas, etc…. Da la sensación de que todas fuimos la misma y nuestra alma se fraccionó en mil mujeres brujas, repartidas por todo el mundo.
    Mientras te escribo, me viene la imagen de una flor, ya seca, que “explota” arrojando las semillas al viento 🙂 …seremos semillas de la misma flor 🙂 ?

    Un abrazooo! Luna

    Responder

  5. El Blog de Kahtrincita
    Nov 19, 2015 @ 18:44:14

    Reblogueó esto en El Blog de Kahtrincita ❤y comentado:
    Totalmente identificada ❤

    Responder

  6. Adriana Arenas Hernandez
    Nov 21, 2015 @ 03:49:35

    Me encanto el relato , y no sé si también sea nostalgia y sentimiento el ver hacia el cielo ,las estrellas y la luna, comparto contigo la nostalgia y el sentimiento !!
    Gracias .

    Responder

  7. carmen
    Dic 04, 2015 @ 20:48:04

    Hace poco he empezado a leer tu página me lo ha acercado un maestra muy entrañable. Siempre me sentido como dices caminando entre dos mundos; aveces despierta y muchas dormidas, pero ni alucinaciones ni sueños raros, sino realidades diferentes que con el tiempo las he aprendido a reconocer. Me siento identificada con tus naraciones en un alto porcentaje, y he sentido nostalgias por lugares y cosas que en esta vida no he visto, ni he sentido. No soy una persona que me he dejado influenciar por literatura, mi camino primero fue de experiencias que no me parecían lógicas que me llevaron a investigar, y no se trata de cuestión de fe mi creencia en otras vidas dado que vengo de instrucciones religiosas que la negaban, sino de experiencias vívidas. Sigue escribiendo así que me refrescas la memoria, Gracias!

    Responder

  8. lorena
    Dic 07, 2015 @ 02:43:53

    hola, he leído varios de tus artículos y de verdad me sentí identificada especialmente con este que es la nostalgia de un lugar, el sentir que estuviste ahí antes.

    Responder

  9. MAMEN
    Dic 17, 2015 @ 12:23:16

    Yo también tengo esas añoranzas, sobre todo de esa vida celta que dejé aparcada en algún momento de la historia y a la cual tantas veces mi mente y mi alma regresa.. Recuerdos de acantilados y verdes profundos, de nieblas, de lluvia, de mar, de música celta, de frutos secos para aderezar alguna rica receta, de una taza de té en compañía ó sin ella, del disfrute de guisar rodeada de pucheros.. y tantos y tantos recuerdos… 🙂 .. Abrazos de luz

    Responder

  10. Sonia
    Ene 31, 2016 @ 10:31:11

    Gracias por compartir, me identifico con tus bellos relatos, saludos!

    Responder

Cuéntame qué te ha parecido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Contacto

hyedra.deduir@yahoo.es
A %d blogueros les gusta esto: