Otoño. La estación de la bruja

Rojo otoñal

Rojo otoñal

Este año se retrasa, el verano parece no querer ceder su espacio y se niega a marcharse cuando ya hace tiempo que su época pasó. Siento cierta ansiedad por la espera, un cierto temor a que tarde tanto que, cuando por fin llegue, ya sea demasiado tarde y dure tan poco que apenas me de tiempo a disfrutarlo. Pero mientras espero, lo llamo en mi mente. Lo recuerdo. Lo recreo en mis meditaciones.

El Otoño. Mi querido otoño.  En mi mente veo el sol que cae despacio mientras lo baña todo con una luz dorada única y un repentino soplo de viento frío hace que mi piel, acostumbrada a los días cálidos del verano, se estremezca y mi vello se erice.  Un remolino de aire levanta un puñado de hojas secas del suelo, amarillas, marrones, rojas… llenándolo todo de un estallido de color. El aire huele a la promesa de la lluvia, a castañas calientes entre ascuas, a humo de leña que escapa de las chimeneas e impregna el tiempo durante meses, a manzanas dulces y jugosas y a sidra.

Dentro de mí ha llegado el Otoño. La estación de la bruja.

¿Qué tiene el otoño para afectarnos como lo hace? Muchas personas me comentan que no les gusta, que se deprimen con la llegada del frio y la oscuridad. Sin embargo, la mayoría de las brujas que conozco, yo entre ellas, lo amamos. El otoño es un regalo, y no solo por sus frutos, también para el alma.

Quien no ha paseado por un bosque, un parque o una  arboleda en otoño se pierde una de las más grandes maravillas de vivir en esta tierra. Caminar entre las hojas secas caídas escuchando el sonido tan característico que producen, ese crujido que relaja hasta la última de nuestras células. Dejar volar la mente y disfrutar de la belleza cromática que nos ofrecen los árboles, sumergirse en la vorágine de vida que se produce en los bosques durante estos días: pájaros que cantan al sol que ya se marcha, animales reuniendo provisiones para el invierno y construyendo los refugios en los que se mantendrán cálidos hasta la primavera, el viento cantando la canción de despedida del verano entre las ramas cada vez más desnudas…

Conocer el otoño, sumergirse en él y dejarse llevar por el espíritu de la estación es comprender  parte del Misterio de la Vida. Una vez pasado el momento del estallido de energía y nuevos comienzos de la primavera y la plenitud satisfecha del verano, llega ahora  un tiempo de calma e introspección donde se recogen los últimos frutos, tanto físicos como emocionales.

Es ahora cuando la Madre hace un último esfuerzo y nos regala toda su belleza  en su máximo esplendor. Lo tiñe todo con sus colores más intensos y sacrifica sus últimas fuerzas para crear sus mejores frutos y en ellos entregarnos la vida. Los frutos de otoño están creados para perdurar, guardan dentro de sí una gran cantidad de energía para mantener vivos a sus hijos durante el tiempo estéril del invierno. Los frutos secos, las bayas, manzanas, uvas, setas, etc. Casi todos ellos son alimentos que se conservan durante meses. Son un mensaje secreto para todo aquél que sabe  leer su lenguaje. Nos dicen que resistamos, que aguantemos y tengamos esperanza, que el frio no será eterno,  que pronto llegará la primavera y con ella el calor y la nueva vida.

Actualmente nos resulta más difícil comprender estos misterios. Ahora en cualquier época del año podemos conseguir cualquier cosa que queramos en un supermercado. Fresas en diciembre…, no es de extrañar que la Humanidad haya perdido la conexión divina que tenía con la Tierra, ha olvidado como seguir sus ciclos, cómo apreciar el significado de cada estación y lo que suponen sus frutos para nosotros. Pero en la antigüedad, y hasta no hace mucho, esta relación fue muy íntima y llena de gratitud.

El otoño es el último esfuerzo que hace una Madre por sus hijos cuando apenas le quedan ya fuerzas. Tal vez por eso a tanta gente no le gusta y le deprime. Tal vez, en su interior, hay un reconocimiento atávico de este concepto, donde predomina el sentimiento de pérdida sobre el de sacrificio.

Y es en este sacrificio donde las brujas encontramos la belleza. Una belleza que sobrecoge e inunda el alma. Nos habla de muerte, de un tiempo sin frutos, de unos meses sin luz, sin calor, sin vida… aparente. Pero también nos enseña que no es el final, que es sólo un periodo que pasará, y del que también hemos de extraer una enseñanza. Que la vida continúa, latente, descansando, reuniendo fuerzas para dar lo mejor de sí cuando le llegue el momento de regresar. Es sólo parte de un ciclo eterno, sin fin, del que nosotras formamos parte.

Otoño es un umbral entre los últimos latidos de vida, y la calma y serenidad de la muerte, por eso es ahora cuando el portal se abre. En Samhain celebramos el fin de un año que termina y el inicio de otro que comienza y este cambio se produce con el Velo que nos separa del otro lado más abierto que nunca. Los mundos se superponen y por unas horas, aquellos que marcharon pueden regresar, si así lo desean. Es tiempo de recordarles, agradecerles su existencia y todo lo que aportaron a nuestra vida, pero nunca retenerles. Es tiempo de dejar marchar, de desprenderse, de dejar ir. Empezando por nuestros seres queridos que ahora viajan tras el velo.

Otoño es la estación mágica por excelencia. Dónde la Oscuridad que puebla nuestro interior se despereza y nos pide que le hagamos caso, que nos enfrentemos a ella y que aprendamos a quererla porque tiene mucho que enseñarnos. Durante esas largas tardes-noches cuando nos ponemos las primeras prendas de abrigo y nos estremecemos de placer, cuando sujetamos con manos frías unas tazas con brebajes calentitos y observamos la lluvia caer tras la ventana mientras nos arropamos con una manta,  esos momentos, son regalos de tiempo para dirigir la atención a la persona que más lo merece del mundo, nosotras, y conocernos un poquito más, comprendernos un poquito más, y sobre todo, querernos un poquito más.

Por eso, mis brujas, disfrutemos del otoño mientras dure  y celebradlo como Hijas de la Tierra que sois. ¡Saltad en los charcos y salpicad todo lo que podáis! ¡Haced volar montones de hojas secas por los aires! Dad largos paseos entre los preciosos colores del bosque hasta que tengáis las mejillas arreboladas. Recoged manzanas y probad la deliciosa sidra. Tallad calabazas y celebrad una fiesta de Fin de Año en Samhain con un lugar reservado en la mesa para vuestros ancestros. Recoged hierbas mágicas para tener la alacena bien surtida durante el invierno.

Y sobre todo aprended, de la Tierra, del Viento, de los frutos, de los secretos de la naturaleza tan claros para quienes saben buscarlos…

Pero sobre todo, aprended de vuestra Oscuridad. Tiene mil maravillas que enseñar a todas aquellas valientes que no teman adentrarse en ella. A vosotras.

Feliz Otoño. Feliz Samhain.

 

Hyedra de Trivia

(Eva Hyedra López)

Anuncios

13 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Athe
    Oct 24, 2014 @ 13:52:58

    Me encanta el otoño, has espresado con cada palabra con cada coma y punto como es, como lo veo y como lo siento. Gracias, gracias.

    Responder

  2. Mariela
    Oct 24, 2014 @ 17:24:32

    Hyedra:
    Qué hermoso lo que decís! Amo el otoño!
    En el Hemisferio Sur estamos transitando Primavera, prontas a celebrar Beltane.

    Un abrazo y Feliz Samhain

    Responder

    • hyedra7
      Oct 27, 2014 @ 17:17:32

      Gracias Mariela. La primavera también nos enseña muchísimas cosas mágicas. Ya escribiré en su momento sobre ello. Disfrutadla allí, y muy feliz Beltane!

      Responder

  3. Romina Careri
    Oct 27, 2014 @ 13:45:22

    Al fin te encontré! Siempre me maravillo cuando alguien comparte algún relato tuyo por Facebook, así que me decidí a buscarte. El don de la palabra que posees es maravilloso. Hoy me transportaste a una tarde otoñal y te estoy infinitamente agradecida. Un enorme abrazo, desde Argentina.

    Responder

  4. adrybruja
    Mar 01, 2016 @ 17:20:20

    me impacto!!!! lo senti asi siempre, gracias

    Responder

  5. Carmen
    Sep 23, 2016 @ 16:07:35

    Maravillosa descripción de mi querido otoño.
    Me identifico absolutamente con tu sentir.
    Gracias Hyedra.

    Responder

  6. Alex
    Sep 24, 2016 @ 17:51:10

    Me siento en coneccion con tus sentimientos acerca del otoño lo siento magico casi perfecto lo disfruto

    Responder

  7. Kampanilla
    Nov 05, 2016 @ 23:25:30

    Y sigo sorprendiéndome, me parecer leer a mi alter ego, me emociona leer cómo das forma a las emociones que siento… Me siento afortunada de haberte encontrado 🙂

    Responder

Cuéntame qué te ha parecido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Contacto

hyedra.deduir@yahoo.es
A %d blogueros les gusta esto: