Creer o no creer

Buscando la luz Fotógrafo: Jorge Domingo http://rasoner.wordpress.com/

Shadow
Fotógrafo: Jorge Domingo
http://rasoner.wordpress.com/

En esta entrada voy a ser brutalmente sincera y no solo con vosotros, conmigo misma también. Voy a confesar algo que pocas veces he dicho en voz alta y que no me gusta reconocer en mi interior. Pero admitirlo forma parte de mi trabajo personal y considero esto un ejercicio de honestidad.

Me gustaría poder decir que tengo una fe inquebrantable. Que pase lo que pase en mi vida nada puede hacerme dudar de mis creencias. Pero no es así. Dudo, a veces mucho. En ocasiones en mi vida me he planteado si todo tiene sentido, si merece la pena. Me planteo mil cuestiones ¿Realmente existe algo más? Todo lo que experimento en rituales, cuando hago hechizos, en las ceremonias… ¿es real? ¿O es sugestión? ¿Lo crea mi mente?

Aunque sea una bruja y una sacerdotisa pagana, siento una gran pasión por la ciencia, sobre todo por la física teórica y cuestiones relativas al universo, al tiempo, a las teorías científicas que intentan explicar lo que nos rodea. Tanto lo que vemos como lo que no.  Creo que una cosa no excluye la otra. Y aunque se que soy una mujer muy inteligente, no tengo el tipo de inteligencia necesaria para haber dedicado mi carrera a estos temas, por lo que me conformo con ser una aficionada amateur.

Dentro de mis ciclos como mujer, en algunos momentos me lo cuestiono todo y trato de explicarlo todo por medio de la ciencia. A veces dudo de la existencia de la Diosa. A veces dudo de la existencia de la magia. A veces dudo de que algo en mí vaya a pervivir tras mi muerte. A veces pienso que nada tiene sentido y que todo lo creo yo para convertir mi vida en algo más que un devenir de días sin sentido.

Pero también es cierto que es en esos momentos, cuando estoy a punto de arrojar la toalla y abandonarlo todo, cuando recibo las señales más impactantes y los regalos más maravillosos de la Diosa, el Universo, la Vida o lo que quiera que exista. Señales que yo no provoco y que vienen del exterior. A veces muy sutiles, otras veces verdaderas bofetadas que me abren los ojos.  Y también es cierto que últimamente la ciencia parece estar demostrando cosas que las brujas llevamos proclamando desde siempre.

Hace poco estaba en uno de estos momentos en los que me sentía atrapada, no veía salida. Estaba a punto de renunciar a algo muy importante porque parecía que todo se ponía en contra. Pero de repente me llegó una noticia que lo cambió todo. Algo que dentro de poco me cambiará la vida y a mí misma y que tiene relación con mi formación en el camino de la Diosa. En estos momentos tengo fe, Ella no me permite alejarme. Cuando más sumida estaba en la oscuridad, cuando más tinieblas veía a mi alrededor, más grande ha sido la antorcha que ha prendido para mostrarme el camino.

Sé que volveré a tener momentos de dudas, pero esos momentos son los que me hacen seguir buscando, investigando, profundizando en mí y en mis creencias. Y sé que en cada uno de esos momentos algo me hará volver a creer. Cuando sienta en mí la magia que esconde un amanecer. Cuando escuche el idioma de los bosques. Cuando baile junto con otras brujas alrededor del fuego sagrado. Cada vez que uno de mis hechizos tome forma. Cada vez que mi trabajo personal me haga mejorar. Cada vez que descubra una nueva faceta de mi misma y la acepte y la ame, me guste o no. Cada vez que cierre los ojos y la sienta a Ella en mí. Y con Ella, a todos los seres vivos que pueblan este planeta y que forman parte de mí.

Y se que, de todos los caminos posibles, pertenezco a uno de los mejores. A uno que enseña que el respeto, la sinceridad y el amor son el único camino para evolucionar. Que no busquemos  Dioses o gurús fuera de nosotros porque todo lo llevamos dentro y que si quiero encontrarme con la Diosa sólo tengo que buscarla dentro de mí. Que trabajamos para ser mejores personas no por recompensas, ni por karma, ni por la futura promesa de un cielo o por miedo a un castigo eterno en un infierno improbable. Lo hacemos por nosotros mismos.  Yo lo hago por mi misma.

Un camino que, dude o no, exista o no, merece la pena seguir.

A día de hoy creo. Y aunque sé que volveré a dudar y a cuestionarme todo, también sé que Ella sabrá cómo recordarme que está ahí, que siempre está ahí. Que soy una de sus hijas y que no dejará que me aleje de su camino. Hasta el día que cruce el Velo y por fin descubra la verdad.

Hasta ese día continuaré caminando bajo su luz.

 

(A la memoria de Morning Glory Zell y Margot Adler entre otras. Ancianas de nuestra tradición que han traspasado el Velo y ahora ya conocen la verdad. Grandes brujas, grandes sabias, grandes líderes y sobre todo grandes mujeres. Que pueda encontrarlas en otra vida.

Benditas sean)

 

Hyedra de Trivia

(Eva Hyedra López)

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Francisco Javier
    Ago 07, 2014 @ 15:52:29

    Leo este texto, siento cada frase, respiro cada una de las palabras, las siento dentro… muy dentro… me mueven y me conmueven, se agita mi corazón y se inquietan mis dudas… palabras… repletas de sinceridad, envueltas en luz, la luz de la Diosa… quizás sea una señal, una llamada, una sonrisa amable en el camino… quizás pronto te conozca…

    Responder

  2. hyedra7
    Ago 20, 2014 @ 14:29:48

    Nunca se sabe, Francisco Javier, sobre todo sabiendo que caminamos por el mismo sendero. Quizá pronto. Muchas gracias por tus palabras. Gracias por tu tiempo. Bienvenido a mi espacio.

    Responder

Cuéntame qué te ha parecido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Contacto

hyedra.deduir@yahoo.es
A %d blogueros les gusta esto: